Si no eres nuevo en el negocio de la seguridad en línea, probablemente habrás oído hablar de los proxies. ¿Qué es un proxy, exactamente? Bueno, dicho de una forma sencilla, un proxy es una herramienta de filtro web que hace que tu conexión parezca venir de otra ubicación. Esto se logra enmascarando tu dirección IP y asignándote una que pertenezca al servidor proxy.

Por su diseño, los proxies no incluyen toda tu conexión a internet y se han creado para funcionar con programas específicos, como navegadores, servidores de correo, o clientes de torrent. Pueden instalarse y configurarse de forma local en tu ordenador o de forma pública, por ejemplo, en puntos de acceso Wi-Fi.

Los servidores proxy se crean cuando un host en línea decide permitir a los usuarios de internet enviar tráfico a través de su servidor. Los proxies se diferencian no solo por las aplicaciones con las que funcionan sino también por las capacidades de su servidor. Algunos pueden gestionar millones de consultas mientras que otros se sobrecargan fácilmente.

Estos servidores proxy rara vez ofrecen cifrado u otros tipos de protección de la privacidad. Cualquier conexión cifrada que encontramos en un proxy no procede realmente del proxy en sí. El envío y la recepción de información a través de un proxy serán cifrados sólo si el sitio está conectado a un certificado SSL. Por lo tanto, el administrador del ordenador remoto al que te conectas puede ver cualquier tráfico no cifrado.

En nuestra guía completa de proxies, echaremos un vistazo a los distintos tipos de proxies, las preguntas más habituales sobre proxies, y finalmente las diferencias entre proxies y VPNs.

Tipos de proxies

Hay tres formas de clasificar los proxies. Cada una es ligeramente diferente y puede describirse por su relación con el navegador web, su nivel de seguridad, y su exclusividad, que influye en la velocidad y anonimato de tu conexión.

1. Tipos de proxies por protocolo

El tipo de proxy más antiguo y sencillo de configurar es el proxy HTTP. Los proxies HTTP enrutan el tráfico del navegador a través de un servidor proxy remoto y normalmente vienen en forma de extensión de navegador. De forma alternativa, pueden configurarse en un sitio web específico donde introduces el nombre de dominio y te conectas a él desde la pestaña proxy.

El problema con los proxies HTTP es que los navegadores también pueden establecer una conexión con otros protocolos. Por ejemplo, al hacer clic en un enlace FTP se abrirá en el mismo navegador, pero sin la protección del proxy. Además, el propietario del proxy puede monitorizar tu tráfico HTTP.

El proxy HTTPS es similar al proxy HTTP, pero cifra el tráfico entre tú y el servidor. Aunque ralentiza más que la opción HTTP, el propietario del proxy no puede seguir monitorizando tu tráfico.

SOCKS funciona de la misma forma que un proxy HTTP normal pero enruta tu tráfico independientemente de tu navegador. Esto significa que puedes elegir las apps y los servicios que tendrían que funcionar con el proxy SOCKS, como Netflix, BitTorrent, YouTube, Twich y otros. SOCKS amplía el número de servicios a los que puedes acceder pero generalmente son más lentos que HTTP. Además, el propietario del proxy puede monitorizar todo el tráfico guardado de HTTPS.

2. Tipos de proxies por seguridad

Habitualmente, todos los proxies, tanto gratuitos como de pago, se establecen en tres niveles, según el tipo de protección que ofrezcan.

Nivel 3 – proxies transparentes. Al contrario de lo que su nombre indica, lo único que es transparente es tu IP, porque la muestran públicamente a cualquiera que desee verla.

Nivel 2 – proxies anónimos. La denominación de «anónimos» puede ser un poco exagerada, ya que todo el mundo podrá ver que llegas de un proxy, aunque por lo menos tu IP permanece oculta.

Nivel 1 – proxies de élite. Estos proxies no se molestan en decir que vienes de un proxy, pero la IP del servidor todavía es visible para tu destino. Y como todo el mundo quiere formar parte de la élite, estos proxies tienden a estar saturados, lo que produce caídas de velocidad.

No importa qué nivel de seguridad termines usando, de forma virtual todos los proxies registran tu actividad, algo que puede servir para rastrearte.

3. Tipos de proxies por exclusividad

La tercera forma de clasificar los tipos de proxies es por su exclusividad. Tiene un impacto directo en la velocidad y el anonimato y habitualmente determina el precio que pagas por el servicio.

Proxy dedicado: en este caso obtienes una dirección IP dedicada. Afecta de forma positiva a la velocidad de tu conexión pero de forma negativa a tu anonimato, porque la IP señala directamente hacia tu dispositivo.

Proxy semi-compartido: se da cuando un grupo de entre 2 y 5 personas comparten el mismo proxy y sacrifican algo de velocidad por algo más de anonimato.

Proxy general: este proxy es compartido públicamente, lo que significa que tu anonimato depende del número de usuarios que haya en línea, lo mismo que tu velocidad de conexión.

¿Debería usar un proxy gratuito o de pago?

Bueno, esto depende del nivel de privacidad y velocidad que necesites. Si tu objetivo es simplemente acceder a contenido geobloqueado, el proxy gratuito podría funcionar. Pero si quieres estar seguro de que al menos tu dirección de IP no es visible para terceros mientras usas el servicio, mejor utiliza la opción de pago.

Los proxies gratuitos son conocidos por sus conexiones inestables, lo que significa que podrías perder el acceso a tu biblioteca de streaming en medio de un programa. La falta de asistencia habitualmente lleva a que tu única elección sea respirar hondo y esperar a que el servicio vuelva a ponerse en marcha de nuevo.

Y aunque los proxies habitualmente son más rápidos que la media de las VPNs, los servicios gratuitos raramente son incluidos en esta categoría por la saturación de los servidores. No es un gran problema si estás leyendo noticias o comprobando tus redes sociales, pero jugar o reproducir un programa en streaming en HD será probablemente imposible con un proxy gratuito. En el caso contrario, un proxy de pago limita el número de usuarios por puerta de enlace, pero igualmente podrías perder velocidad al usar SOCKS para jugar en línea o ver algo en streaming con una calidad HD.

Incluso si no te preocupa tu privacidad, deberías saber que alrededor de un 70% de los proxies gratuitos contienen malware, que podría pasar desapercibido en tu sistema. Es difícil detectarlo entre los diversos banners de anuncios y ventanas emergentes que se muestran en la mayoría de los proxies gratuitos. Pero una vez adentro, tu información personal se recopila y se vende, o peor aún, se usa para acceder a cuentas sensibles, como tu correo electrónico, que posiblemente tenga alguna información sensible, ya sea bancaria o de otra índole.

¿Son los proxies buenos para el streaming?

Si usas un proxy gratuito, probablemente te falte la velocidad necesaria para el streaming en HD. Sin embargo, incluso un proxy de pago podría no serte útil si el servidor al que intentas conectarte está en otro continente. Además, la velocidad no es el único problema que puedes encontrarte al intentar reproducir en streaming un programa de Netflix con un servicio de proxy.

Para empezar, no todos los proxies pueden desbloquear esta popular plataforma de streaming, por no mencionar el famoso hueso duro de roer BBC iPlayer. Incluso algunas de las mejores VPNs luchan contra las listas negras de IP de Netflix. Pero algunos factores diferencian los proxies aptos para el streaming del resto.

Lo más importante es la IP estática que obtienes de un proxy dedicado. Con ella, debería ser suficiente utilizando un proxy HTTP, pero sólo funciona con navegadores. Configurar un proxy en una Smart TV o dispositivo similar significaría usar una app de Netflix, y esto quiere decir que solo podría servir el proxy SOCKS.

Lamentablemente, la app podría cambiar los ajustes de tu DNS y si no coincide con tu IP, el contenido seguiría bloqueado.

En resumen, pueden usarse proxies para el streaming, pero no hay garantía de poder desbloquear la biblioteca de Netflix o cualquier otra plataforma de streaming. De hecho, solo algunos de los mejores pueden conseguirlo.

¿Puedo usar un proxy para el torrenting y P2P?

Aunque el torrenting en sí mismo es legal, la mayoría de las veces el contenido que usa el «peer-to-peer» tiene derechos de autor, lo que significa un problema para el proveedor de servicios de internet, los propietarios de los derechos de autor y los infractores (in)voluntarios de los derechos de autor. Es lo por lo que ocultar tu dirección IP es algo necesario. Y, a veces, es no necesario, sino crucial, si es que tu proveedor de servicios de internet ha bloqueado el torrenting en tu ubicación. Aquí es donde puede ayudarte un servicio de proxy.

Necesitarás un proxy SOCKS para las actividades de torrenting y «peer-to-peer«. Aunque en teoría un proxy HTTP podría funcionar, te puedes esperar una desaceleración significativa en el mejor de los casos, o una grave limitación por parte de tu proveedor de servicios de internet el peor de ellos. Una explicación muy fácil a esto es el hecho de que HTTP ha sido diseñado sólo para navegar.

De nuevo, la velocidad de tus descargas dependen de la calidad del proxy. Una versión gratuita con servidores saturados no servirá de nada, mientras que una de pago será más rápida y más segura.

¿Puede un proxy ayudar contra el Gran Cortafuegos de China?

China es uno de los países que censura la libertad de internet de una manera muy estricta. Por lo tanto, muchos residentes y turistas usan proxies y VPNs para acceder a los sitios web bloqueados, como Google, YouTube o Facebook. Pero hay una tercera opción, que podría ser la mejor de todas: un proxy llamado Shadowsocks.

Los programadores chinos han creado Shadowshocks para su uso explícito en ese país. Utiliza el procotolo SOCKS5 y está menos centralizado que cualquier VPN, lo que aumenta tus posibilidades de desbloquear el contenido deseado. Lo malo es que Shadowsocks es un proyecto de código abierto, lo que hace más complicado el mantenimiento sin fondos propios. En adición a eso, no es fácil configurarlo sin tener conocimientos previos.

Diferencias entre un proxy y una VPN

Los proxies y las VPNs realizan funciones similares ya que el objetivo de ambos es enrutar el tráfico de internet de un usuario a través de un ordenador o servidor remoto para enmascarar la dirección IP original. Sin embargo, hay grandes diferencias entre estas dos herramientas de privacidad en línea. Vamos a echar un vistazo a esas diferencias y a considerar las ventajas y desventajas de ambas opciones.

ProxyVPN
SeguridadOfrece características limitadas de seguridad, cubre sólo el tráfico del navegadorProporciona cifrado, enruta todo tu tráfico de internet
VelocidadGeneralmente es rápido (proxies de pago)Velocidades decentes
ProtocolosHTTP, SMTP, FTP, y TELNETOpenVPN, L2TP, IPsec, etc
ConfiguraciónTiene que configurarse por separado en cada aplicaciónRequiere sólo una configuración inicial

Como puedes ver arriba, en la tabla, las mayores diferencias entre una VPN y un proxy se producen en el área de la seguridad. Los proxies ofrecen opciones limitadas de seguridad y privacidad. Normalmente registran tu actividad y a menudo no cuentan con cifrado.

Por otra parte, los servicios de VPN proporcionan una sólida seguridad, cifran todo el tráfico que va a través de sus servidores. Muchas VPNs tienen políticas de cero registro, lo que quiere decir que no almacenan ningún dato ni registro tuyo.

Los proxies y las VPNs también se diferencian en los protocolos que usan en el proceso de configuración. La configuración de un servicio de VPN habitualmente requiere simplemente instalar el cliente. Por otro lado, se puede acceder a los proxies mediante sus sitios web y hay que configurarlos individualmente en cada aplicación y para el servidor específico al que desees conectarte.

VPN o proxy: ¿cuál deberías usar?

Después de haber visto las diferencias entre estas dos herramientas de privacidad, a lo mejor estarás dudando si es mejor usar un proxy en lugar de una VPN, o viceversa. Te presentamos los posibles escenarios en los que uno tiene ventajas sobre el otro.

Los proxies se usan a menudo para acceder a contenido geobloqueado. Ocultan tu dirección IP real y permiten que varios usuarios utilicen distintos proxies en el mismo ordenador, ya que instalar diversas VPNs podría causar problemas. También ayudan a quienes están fuera de su región a ver contenido local y «disfrutar» de anuncios segmentados según la dirección IP.

Finalmente, los proxies son ligeros y bastante rápidos por la falta de características sofisticadas de seguridad. En cierta medida, tu nivel de seguridad y cifrado puede aumentar con la ayuda de herramientas de terceros, como el complemento de navegador «HTTPS Everywhere».

Las VPNs, por otra parte, son herramientas de alta seguridad que no solo ocultan tu dirección IP sino que evitan la filtración y exposición de tus datos personales. Cifran toda la conexión de internet, y envían el tráfico a través de un túnel seguro al que es muy difícil acceder desde el exterior. Sin embargo, normalmente reducirá un poco la velocidad de la conexión (algo que algunas veces puede ser más importante que permanecer en el anonimato). También las VPNs tienen servidores en muchos países para conectarse a ellos, permitiendo a los usuarios acceder a algunos recursos que están disponibles sólo en determinadas zonas geográficas.

Tanto los servicios de proxy como los de VPN pueden ser bastante útiles, pero si encima conoces las diferencias entre una VPN y un proxy, pues más aún. Los proxies ofrecen a menudo grandes velocidades con menos seguridad, mientras que las VPNs ofrecen más opciones y características de alto nivel de seguridad a la vez que sacrifica algo de velocidad.

En general, las VPNs son mejores que los proxies, pero según tus necesidades, siempre puede haber sitio para un proxy en tu caja de herramientas.

Servicios de proxy recomendados

Si decides que un servicio de proxy se ajusta a tus necesidades, entonces lo racional es usar uno bueno. Sin embargo, un servicio VPN proporciona una seguridad más robusta y excelentes opciones de privacidad por si las necesitas.

Aunque no todas las VPNs han sido creadas de la misma manera, puedes obtener un nivel de seguridad y anonimato excelentes si eliges alguna de las mejores VPNs disponibles hoy en día.