Trabajar desde casa en una opción atractiva para muchos: ayuda a conciliar la vida personal con la laboral, permite viajar, y para algunos, es incluso una manera de concentrarse lejos del ruido de la oficina. Sin embargo, el teletrabajo también puede suponer riesgos de seguridad para tu empresa si no te conectas a la red de una manera segura. ¿Cómo podemos evitarlo? Antes de conectarte al WiFi de casa con el ordenador del trabajo, activa una VPN.  

La crisis del coronavirus ha tenido además un efecto colateral algo inesperado: está suponiendo el mayor experimento masivo de teletrabajo jamás realizado en el mundo. Eso significa que hay miles de personas que trabajan desde casa por primera vez. Una inexperiencia que puede suponer riesgos para las empresas si no tomamos precauciones. 

Al entrar a la red de la oficina desde casa, podemos acceder a datos muy sensibles: el nuevo proyecto en el que está trabajando tu empresa del que la competencia no debe saber nada, la lista de contraseñas de las redes sociales de la empresa o la base de datos de las nóminas de todos los trabajadores son solo tres ejemplos que muestran todo lo que nos jugamos si un hacker intercepta nuestra conexión cuando nos conectamos a los servidores de la empresa. 

¿Cómo trabajar desde casa con el ordenador de manera segura?

Trabajo desde casa

Trabajar desde casa de forma segura con internet sin poner en riesgo tu privacidad, la de tus clientes o documentos laborales conlleva un riesgo muy real.

La buena noticia es que con solo instalar y activar una VPN antes de conectarnos a los servidores o a cualquier aplicación de la empresa, podemos ponerle (muy) difíciles las cosas a cualquier atacante. ¿Cómo? Una VPN es capaz de crear un túnel seguro con un servidor intermediario, un ordenador situado en cualquier otro lugar del mundo, de manera que los datos a los que accedes se transfieren de manera encriptada. Solo tu ordenador y el servidor tienen la clave para traducir ese cifrado: para cualquier atacante la información será totalmente ilegible. Adiós espías y hackers

Usar una VPN hace que te puedas conectar a internet básicamente como si estuvieras de manera física en la oficina.

Una solución que es además cada vez más popular. En las primeras semanas después de declararse la pandemia, NordVPN, uno de los mejores servicios que existen, anunciaba que sus usuarios habían incrementado en un 165%. Solo en los primeros 15 días después de que se declarara el estado de emergencia en España y muchos otros países de Europa, el número de personas que usan sus servicios se multiplicaron por siete. Por suerte, cada vez hay más gente que conoce la efectividad de las VPN para preservar la privacidad de nuestros datos en internet… y más aún en el trabajo. 

Ventajas de usar una VPN para el teletrabajo 

Está claro que la seguridad es la principal razón para usar una VPN cuando teletrabajamos. Pero estos servicios tienen muchas más ventajas. 

  • Navega por internet usando cualquier aplicación en total anonimato;
  • Evita el geoblocking y accede a contenidos bloqueados para tu país;
  • Funciona en cualquier dispositivo. No solo sirve para el ordenador, también puedes usarla de manera sencilla desde una tablet o desde el móvil. 

Otra buena noticia si tienes que trabajar desde casa estos días por primera vez: muchos proveedores ofrecen períodos de prueba gratis para aportar su granito de arena durante la crisis del coronavirus. NordVPN, por ejemplo, ofrece medio año gratis para los trabajadores de organizaciones sin ánimo de lucro.

Cómo elegir una VPN para trabajar desde casa

Elegir una VPN de confianza es capital para aprovechar todas las ventajas de la VPN. Al fin y al cabo, estás transfiriendo todos tus datos a través de un servidor controlado por esa empresa, con lo que si utilizas un servicio que no sea de confianza te arriesgas a exponer todos tus datos. El remedio sería peor que la enfermedad, ya que le estarías dando acceso directo a tus datos a alguien que los puede usar en contra tuyo. 

Por lo tanto, es esencial evitar el uso de VPN totalmente gratuitas. Como ocurre siempre en internet: si un servicio es gratis, es que tú eres el producto. Y es que un proveedor que no sea de confianza podría vender tus datos al mejor postor. 

Para elegir un buen servicio que proteja tu conexión al 100% tienes buscar las siguientes características:  

  • Política de gestión de datos estricta. Busca un servicio que se comprometa a no guardar los registros de uso de internet de sus usuarios y que ofrezca garantías fiables de que eso es así. Debe tener además una sólida protección contra filtraciones de direcciones IP/DNS.
  • Buen rendimiento. Debe permitir la descarga rápida de ficheros. Así no tendrás ningún problema para trabajar con ficheros grandes, como vídeos en alta resolución o grandes bases de datos.
  • Interruptor automático que desconecte la conexión a internet en caso de que el servidor VPN deje de funcionar por un momento. De esa manera, tu conexión no estará desprotegida ni un segundo.

Más consejos para trabajar de manera segura desde casa

Teletrabajar en el confinamiento

Además de conectarte a internet a través de una VPN, existe toda una serie de pequeñas acciones que pueden ayudar a que tu conexión sea más segura. 

  • Cambia la contraseña de tu router y el nombre de tu red WiFi. Para los hackers es mucho más sencillo acceder a tu conexión de internet si mantienes los ajustes de fábrica. Si puedes, es incluso mejor si ocultas tu punto de acceso para que solo puedan acceder quienes conozcan el nombre de tu red WiFi.
  • Filtra las direcciones MAC conectadas a tu red WiFi. Cada dispositivo conectado al router tiene un número único de identidad, llamado MAC. Desde el menú del router, puedes crear una lista de direcciones MAC permitidas, de manera que ningún otro dispositivo pueda conectarse a la red si no el das permiso.
  • Cierra tu sesión de usuario en el ordenador, de manera que nadie en casa pueda acceder a información de tu empresa y compartirla de manera accidental. Si usas tu ordenador personal para trabajar, es mejor aún si te creas una cuenta exclusiva para el trabajo, de manera que evites exposiciones innecesarias. 
  • Tu compañía puede crear una lista blanca de direcciones IP que pueden conectarse a los servidores de la oficina. De esa manera, nadie con una dirección que esté en esa lista podrá entrar a la red. Si usas un servicio VPN, puedes cambiar la dirección IP que se muestra para que sea una de las permitidas y puedas conectarte sin problema. 

Usa solo aplicaciones de confianza para trabajar con otros. Google Drive, One Drive de Microsoft, Slack o Trello son servicios que cuentan con un entorno bien seguro.