Hoy en día, tu dirección IP es tan importante como tu número de teléfono móvil o tu dirección postal. Es un identificador digital que proporciona información sobre tu ubicación a tu proveedor de servicios de Internet (o ISP, como es conocido por sus siglas en inglés), a los organismos encargados de hacer cumplir la ley y, potencialmente, a delincuentes. Ellos pueden usar los datos de tu dirección IP para rastrear tu actividad en línea y, en algunos casos, incluso para robar tu identidad y llevar a cabo ataques de phishing.

Por estas razones, mucha gente intenta proteger su identidad cuando descarga música o ve películas en plataformas de streaming. Y las VPNs son una forma habitual de hacerlo. Pero no todo el mundo entiende cómo usan las direcciones IP las VPNs, y no pueden responder a la pregunta «¿una VPN oculta mi dirección IP?»

La realidad es más compleja de lo que puedas pensar, especialmente si tomas el contenido publicitario de la VPN al pie de la letra. Este blog analizará un poco más detalladamente lo que dicen las VPNs y hasta qué punto realmente ocultan las direcciones IP en línea.

¿Qué relación existe entre las VPNs y las direcciones IP?

En primer lugar, al responder a la pregunta «¿Oculta una VPN la información de mi dirección IP?», seguramente lo mejor será ponerse de acuerdo en la definición funcional de «dirección IP». IP son las siglas en inglés para «protocolo de Internet», y la «dirección» es una serie de números que usan los protocolos de transferencia para comunicarse con otros dispositivos de la red.

Cada dirección IP es única, y el tipo más común de IP tiene cuatro números dentro del rango de 1 a 255. Están divididas en cinco «clases», que se pueden identificar por el primer número, y también usan «máscaras de subred» para determinar qué dispositivos pueden comunicarse entre sí.

La mayoría de las IP en la red son IPv4, aunque este estándar probablemente desaparecerá a medida que vayamos llegando a la saturación de la IPv4, lo que llevará a la adopción generalizada del formato IPv6. En otras palabras, en algún momento las direcciones IPv4 no serán suficientes para todos. Sin embargo, por ahora podemos hablar de direcciones IP que usan IPv4 como estándar.

Las VPNs ocultan las identidades de sus usuarios asignándoles nuevas direcciones IP. Cuando te conectas a un servidor de VPN, la VPN te asignará una dirección IP totalmente distinta, que corresponderá a una determinada ubicación geográfica. Así que podrías elegir un servidor en Hamburgo y mostrarte ante el servidor de destino como un usuario de Alemania.

Puedes verlo en funcionamiento si usas una VPN. Antes de que inicies sesión en tu cliente, usa una herramienta como este verificador de IP y toma nota de la IP que aparezca. Después de que hayas encendido tu cliente VPN y encaminado tu tráfico mediante un servidor lejano, vuelve a la herramienta de verificación de direcciones IP. Deberías ver un conjunto de números totalmente distinto, una prueba de que la VPN está haciendo lo que promete: asignarte una identidad en línea totalmente nueva.

Sin embargo, este truco mágico no debe impresionarte demasiado. Es lo menos que las buenas VPNs pueden hacer para proteger tu identidad, y esto no es todo en absoluto. Si lo fuera, difícilmente tendríamos que preguntarnos si una VPN oculta tu dirección IP. Por supuesto, la respuesta debería ser un sí. Pero a veces no es el caso, y los usuarios de Internet que estén preocupados por la privacidad deben ser conscientes de eso.

¿Una VPN oculta completamente los detalles de la dirección IP?

Uno de los problemas al responder a la pregunta «¿Oculta una VPN la información de mi dirección IP?» está relacionado con la perspectiva. Por ejemplo, cuando te asignan una nueva dirección IP y una nueva identidad en la otra punta del mundo, casi con toda seguridad las agencias gubernamentales de tu país de origen tendrán dificultades para averiguar quién eres. Pero ¿qué pasa con tu VPN? ¿Puedes contar con que ella no mirará la información de tu IP?

Tu VPN puede acceder a tu nueva dirección IP (y a la antigua), así que técnicamente puede rastrear tu actividad en línea y ver los sitios que visitas, las películas que ves en streaming y los archivos que descargas los servicios de torrenting, por no mencionar tus datos de pago. Si te has tomado la molestia de eludir la mirada de tu proveedor de servicios de Internet o de la administración, ¿por qué deberías confiar en una VPN?

Algunas VPN son conocidas porque mantienen registros de la actividad del usuario, y ha habido casos en los que los datos se han vendido a profesionales del marketing o se han entregado a las autoridades. Estas empresas suelen ser las VPNs de peor calidad, y a menudo son los proveedores que se especializan en servicios de VPN gratuitos. Así que desconfía de las grandes ofertas cuando descargues un cliente. En el mundo de las VPNs, la mayoría de las veces obtienes lo que pagas. Algo incluso más importante: siempre lee la Política de privacidad de la misma. Algunas VPNs ofrecen políticas de no almacenamiento de registros, que es exactamente lo que quieres.

Por qué es esencial encontrar el proveedor de VPN correcto

En definitiva, la pregunta no es necesariamente si la VPN oculta los detalles de tu IP, sino si puedes confiar en que tu VPN no proporcione información a quienes no quieres que tengan acceso a tus detalles personales.

Esto hace que sea realmente importante seleccionar un proveedor de VPN de confianza que no mantenga tus registros. O, si prefieres una determinada empresa permisiva en lo que se refiere a las prácticas de mantenimiento de registros, limita tu uso de Internet a actividades de poco riesgo.

Afortunadamente, hay un montón de sitios de reseñas con comentarios de los usuarios, y la prensa especializada en tecnología analiza muy bien los problemas de seguridad de las distintas VPNs. Así que permanece atento e investiga un poco antes de comprometerte con un proveedor en concreto.

Hasta ahora, hemos hablado de cómo las VPN pueden ver tu dirección IP, pero hay otra cosa que debemos tratar antes de terminar: las filtraciones de direcciones IP. Las VPNs mal gestionadas son famosas por filtrar detalles de las direcciones IP. Y algunos clientes de VPN todavía no han solucionado los agujeros de seguridad asociados al uso de navegadores web y teléfonos inteligentes. En estos casos, la protección de tu VPN es simplemente eliminada. Quizás no puedas eludir las medidas de bloqueo geográfico, y tu dirección IP sea visible para todos. Así que comprueba siempre que la VPN de tu elección tenga un buen historial en lo que se refiere a filtraciones de IP.

En general, no hay razón para evitar las VPNs. Los usuarios sólo necesitan encontrar un proveedor acreditado y de confianza. Así, puedes proteger tu dirección IP de organismos externos y usar la red de una manera segura. Incluso si, como es probable, no existiese el anonimato al 100%, podrías usar las VPNs para acercarte mucho a él.