¿Qué es el bloqueo geográfico?

Sin duda alguna, durante tus travesías por el maravilloso mundo digital, te has encontrado con un bloqueo geográfico. Es casi imposible que actualmente no te pase. Estás en Youtube, gastando tu tiempo mirando todo tipo de videos, y de repente ahí está, con su clásico lema: “Este video no está disponible en tu país”. O quizás estás intentando conseguir algunos boletos de avión y tener por fin unas buenas vacaciones, tú solo con tu churri… Y ahí también aparece en escena el bloqueo geográfico a cobrarte unos pesos de más sólo porque te vio cara de rico. ¿Quieres ver una serie buenísima que te recomendó un amigo de Estados Unidos? Lo siento, amigo, pero como sé que tienes tantas ganas de ver esa serie la hemos bloqueado a propósito.

Si el bloqueo geográfico fuera una persona, seguro le escupes por la espalda o le cierras la puerta del ascensor en la cara. ¡Que te den, bloqueo geográfico!

Molesto bloqueo geográfico
Visto aquí en hábitat natural.

Cómo funciona el bloqueo geográfico

 

«Si te conoces a ti mismo pero no a tu enemigo, por cada victoria ganada sufrirás una derrota».

– Sun Tzu

El bloqueo geográfico se utiliza para lograr una serie de propósitos:

  • Las compañías detrás de los medios de comunicación pueden tener diferentes acuerdos de derechos de autor en diferentes países. Por lo tanto, usarán el bloqueo geográfico bastante a menudo para restringir el acceso al material con derechos de autor para los usuarios de un país en particular.
  • Configurar diferentes precios para usuarios de diferentes países.
  • Limitar el acceso a distinto tipo de contenido de conformidad con las leyes nacionales.
  • Limitar el acceso a distinto tipo de contenido que se considera irrelevante para los usuarios extranjeros.

La popularidad de Netflix ha incidido mucho en atraer la atención del mundo hacia este fenómeno. ¿Pero adivina qué? Incluso Netflix odia el bloqueo geográfico y ha estado evitando deliberadamente las demandas de imponer restricciones más estrictas a su contenido. Como resultado, la plataforma ha logrado desarrollar una gran base de usuarios en todo el mundo y está a punto de convertirse en un sustantivo común.

Entonces, ¿cómo funciona este bloqueo geográfico? Hay algunas maneras, pero principalmente tendrás que lidiar con el bloqueo geográfico de las direcciones IP y el bloqueo geográfico de las cuentas de banco / tarjetas de crédito. Pero vayamos de a poco.

Bloqueo geográfico de la dirección IP

Cuando te conectas a Internet, cada computadora tiene un número único por el cual puede ser identificada. Este se llama “dirección IP” o simplemente “IP”. Contiene cuatro secciones y un ejemplo de esa dirección puede ser “138.147.91.243” o “205.10.180.131”. Si alguien conoce tu IP, ellos saben más que solo un número. Además de eso, es probable que puedan saber:

  • Tu proveedor de servicios de internet (ISP, sus siglas en inglés).
  • El país en el que te encuentras.

Cuando accedes a un sitio o servicio web, éste obtiene tu dirección IP y puede usar un software de geolocalización para determinar donde estás. Una vez esto quede determinado, el sitio o servicio mostrará un tipo de contenido adaptado a tu ubicación.

Restricciones de tarjetas de crédito o transferencias bancarias

Algunos sitios o servicios no creen que sea suficiente restringirte según la ubicación de tu dirección IP. Ellos tienen razón al pensar eso, por supuesto, y te mostraremos por qué. Estas medidas financieras son difíciles de eludir: sólo te permitirán pagar por bienes o servicios utilizando tarjetas de pago registradas en los países correctos.

¿Cómo eludir el bloqueo geográfico?

El conocimiento debe estar disponible para todos, en todas partes. Esa fue la razón de por qué se creó internet y por eso es tan revolucionario. ¡Así que ningún bloqueo geográfico nos detendrá!

Pero, ¿qué podemos hacer? Bueno, por un lado, podemos evitar el bloqueo geográfico de las IP casi por completo empleando métodos de camuflaje ninja.

Recuerda que el bloqueo funciona principalmente leyendo tu IP. Al mejor estilo de Sun Tzu, podemos usar esa información para nuestro beneficio. Existe un enorme mercado de productos capaz de ocultar tu dirección real. Veamos algunas de las opciones.

Red Privada Virtual (VPN, sus siglas en inglés)

Las VPNs son, por lejos, las mejores y más importantes herramientas en esta discusión. Esto se debe a que una buena VPN puede hacer mucho más que evitar las medidas de bloqueo geográfico.

Las redes privadas virtuales extienden tu red doméstica y hacen que parezca que la conexión proviene de uno de los muchos servidores de VPN. Estas herramientas te permitirán elegir un servidor en un país o ciudad en particular. Si deseas acceder al contenido que accede la población estadounidense, simplemente conéctate a un servidor de VPN en los Estados Unidos. Además, la mayoría de las VPNs cifrarán tus datos, ofreciendo una gran protección para actividades más arriesgadas (como la descarga de torrents, por ejemplo).

Una ventaja que tienen las VPNs sobre la competencia es que generalmente son compañías profesionales, cuyo negocio es “perdurar en el tiempo”. Por lo tanto, siempre habrán actualizaciones constantes para combatir nuevos retos.

Hay opciones gratuitas de red privada virtual, pero estas son frecuentemente muy problemáticas. Y de cualquier manera, tiene sentido gastar un poco de dinero en una buena VPN. ¡Su utilidad crece con cada momento que pasa! Algunas de las mejores opciones son NordVPN o CyberGhost, pero puedes consultar nuestra página de reseñas de VPN para obtener más información.

Servicio Proxy y “Smart DNS”

La principal diferencia entre un servicio proxy y una red privada virtual es que esta última protege toda tu conexión. Mientras tanto, un servicio proxy funciona sólo en aplicaciones específicas, como tu navegador o el cliente BitTorrent. Ambos ocultarán tu verdadera dirección IP, pero los proxies usualmente no cifrarán tus datos.

En esencia, una buena VPN es más confiable y universal: hará que todo lo relacionado con tu comportamiento en línea parezca extraño. Es posible que esa no sea la mayor preocupación si sólo estás interesado en transmitir contenido bloqueado geográficamente, pero también lo encontrarás útil en otras situaciones.

El Smart DNS es similar a los servicios proxy (o mejor dicho, es un proxy de diferente tipo). Esencialmente, te permite usar un DNS diferente (Sistema de Nombres de Dominio) al que te proporcionó tu ISP. La principal diferencia entre un proxy regular y un Smart DNS es que este último solo desviará parte de tu tráfico. Esto lo hace aún más rápido que usar un servicio proxy o una VPN, pero también es mucho más limitado.

Tu ubicación ya no importa

El desbloqueo geográfico es fácil de eludir, si tienes las herramientas adecuadas. No hay razón alguna por la que debas quedarte atrapado en las afiladas garras del internet. Con lo moderna que es cada día la tecnología, ¡sácale provecho!