La posibilidad de realizar compras online nos ha facilitado mucho la vida. Sin salir de casa podemos comprar prácticamente de todo. Además, la oferta es cada vez más amplia y esto hace que los precios sean competitivos. Para cada tipo de artículo existen trucos específicos sobre cómo obtenerlo por el precio más bajo: acudir a un portal especializado, realizar la compra en un día específico de la semana, etc. Hoy os damos algunas claves sobre cómo ahorrar el máximo posible en la compra de vuelos online, gracias al uso de una VPN.

Una VPN es una Red Privada Virtual (Virtual Private Network, en inglés) que nos permite navegar por Internet de manera más segura y privada. Esto significa que las páginas web a las que nos conectamos no pueden detectar elementos como nuestra dirección IP o nuestra localización reales. Esto tiene grandes ventajas a la hora de realizar compras online, ya que la mayoría de las aerolíneas realizan discriminación de precios según el país de origen desde el que se conecta el usuario. Lo que te permite una VPN es navegar como si estuvieras en otro país y aprovechar descuentos, ofertas o sencillamente precios habituales más bajos.

Por qué varían tanto los precios de los vuelos de un país a otro

Las compañías de transporte ofertan precios distintos para vuelos y trenes en cada país por una sencilla razón: el poder adquisitivo es distinto en cada zona del mundo. También lo es el interés que pone cada aerolínea en cada país en cada momento. Si una empresa de transporte aéreo de pasajeros tiene interés en entrar, por ejemplo, en el mercado polaco, es casi seguro que los precios de los vuelos en Polonia van a ser más bajos que en otros países.

Es decir, las aerolíneas varían los precios en cada país para lograr el máximo beneficio: ajustan los precios a la demanda del mercado para lograr sus objetivos de negocio. El precio final que se oferta al usuario depende de factores como la capacidad adquisitiva de la población en ese país, del interés por comprar este servicio o del nivel de conocimiento o confianza que tienen los potenciales clientes en una determinada marca (de transporte de pasajeros, en este caso). Lo mismo ocurre con las empresas de alquiler de coches o con las cadenas hoteleras. Lee con atención, porque la técnica que aquí te contamos puede resultarte muy útil para ahorrarte un dinero en vuelos de avión y billetes de tren y también para abaratar tus vacaciones en general a la hora de reservar distintos tipos de servicios.

Factores a tener en cuenta para conseguir vuelos y billetes baratos

Un usuario abre en su navegador el buscador de vuelos más baratos. Puede que acabe abriendo varias pestañas para ir buscando al mismo tiempo en distintas páginas web y lograr así encontrar la mejor oferta. En apenas una hora, el usuario comprueba cómo los precios han comenzado a subir y empieza a pensar que está siendo víctima de alguna estrategia de marketing automático: las páginas de venta de billetes entienden que está tan desesperado por comprar que empiezan a subir el precio. ¿Te suena de algo?

Las aerolíneas y las páginas de venta de vuelos baratos niegan que suban los precios a los usuarios que pasan tiempo en su web en busca de la mejor opción de compra. Sin embargo, sí achacan las subidas de precios a actualizaciones de inventario o técnicas de almacenamiento de datos en caché. En definitiva, esto quiere decir que el comportamiento del usuario sí influye de un modo u otro en la oferta final que vamos a recibir en nuestra pantalla.

Como hemos visto anteriormente, otro factor que influye es la ubicación del usuario. O, mejor dicho, la localización geográfica asignada a la dirección IP con la que navega por Internet el ordenador o teléfono móvil que utilizamos para realizar la compra.

Utiliza una VPN y multiplica las posibilidades de obtener vuelos baratos

Según lo que hemos visto, hay tres factores que influyen en el precio final cuando compramos vuelos online y, por tanto, tres aspectos de nuestra navegación que podemos mejorar para alcanzar las mejores ofertas de billetes de avión y trenes:

  1. Utilizar un buscador de vuelos baratos.
    En España son muy conocidos Skyscanner.es y Vuelosbaratos.es, pero puede ser interesante también investigar cuáles son los mejores buscadores de vuelos baratos en otros países de Europa y del mundo. Te recomendamos que no pierdas el tiempo buscando portales de Estados Unidos, ya que allí los precios de venta online suelen ser más altos que en España. Es conveniente tener en cuenta, además, que en algunas franjas horarias el precio puede ser aún más bajo de lo habitual, como por ejemplo de madrugada o a mitad de semana. Esto depende del portal y de si cuenta con un sistema de ‘precios dinámicos’.
  2. Limpiar la caché de manera frecuente.
    Lo que hacemos con esto es eliminar la autorización de las cookies que damos a las páginas web cada vez que entramos por primera vez. De esta manera, nos libramos de las posibles artimañas de subida de precio que puedan llevar a cabo las aerolíneas o los portales de búsqueda de vuelos baratos.
  3. Simular que la conexión se realiza desde otro país.
    Otro país en el que el precio que se oferta es más bajo. Con una VPN, podrás cambiar la ubicación desde la que se conectan tus dispositivos. De esta manera, podrás acceder a precios basados en el lugar de residencia mucho más bajos que los ofertados en España.
  4. Estas tres técnicas son complementarias.

Es decir, si las realizas a la vez aumentarás las probabilidades de ahorrar dinero en la compra online de billetes de avión y tren. Puede parecer mucho trabajo la primera vez, pero si piensas en la cantidad de dinero que te puedes llegar a ahorrar a lo largo de varios años realmente merece la pena. Esta inversión de tiempo también te puede compensar si vas a realizar un viaje largo (por largo nos referimos a algo tipo Doha – Auckland, por ejemplo) en el que podrás ahorrar cientos de euros; si viajas varias veces al año; o si planeas un viaje con otras personas, en familia o con amigos (puedes encargarte de comprarles el billete y ahorrar un buen pellizco entre todos). Además, ten en cuenta que vas a necesitar una tarjeta de crédito. Trata de tenerla a mano siempre que busques vuelos para no perder las mejores ofertas.

De todos modos, si de las tres técnicas nos tuviéramos que quedar con una, sin duda sería con la simulación de la dirección IP, ya que es la que realmente te va a permitir notar un ahorro sustancial en el precio.

Paso a paso: cómo usar una VPN para buscar vuelos baratos

Para encontrar las mejores ofertas de billetes de avión y tren en Internet, lo primero que debes hacer es instalar alguna de las VPNs que recomendamos. Sí, sabemos que hay otras VPNs gratuitas, pero su fiabilidad es más baja y puede resultar una pérdida de tiempo (además de que capturan tus datos cuando las utilizas). Pero vayamos paso a paso:

  1. Descarga e instala la VPN en tu ordenador o teléfono móvil.
  2. Accede al buscador de vuelos o a la página web de la aerolínea y escoge el vuelo que quieras comprar. Comprueba los precios sin estar conectado a la VPN.
  3. Abre el programa de la VPN e inicia una conexión protegida.
  4. Inicia una nueva sesión en el navegador y comprueba el cambio de precios en el buscador de vuelos.
  5. Prueba a cambiar el país de salida de la conexión VPN.
  6. Comprueba de nuevo el cambio de precios.
  7. Y así hasta que des con la mejor oferta.

IMPORTANTE: Ten en cuenta que es posible que el banco con el que tienes contratada la tarjeta de crédito te cobre una comisión por el cambio de divisa. Por lo tanto, te recomendamos que te informes de antemano a cuánto puede ascender esta comisión. Es importante que compruebes que el descuento que has logrado obtener cambiando tu IP mediante una conexión VPN es mayor que la comisión que te van a aplicar al realizar el pago. ¡Mucha suerte en la búsqueda!