Muchos usuarios, cuando están conectados, protegen su identidad y privacidad en Internet usando una Red Privada Virtual. Las VPNs proporcionan anonimato ocultando la dirección IP del usuario y volviendo a encaminar sus datos a través de uno de los miles de servidores ubicados por todo el mundo. Al mismo tiempo, los datos se cifran en un «túnel» digital seguro para evitar que se pueda acceder a ellos.

Al descargar una copia del software de la VPN en un dispositivo, cualquier usuario puede estar en línea sin correr el riesgo de que espías, fisgones, piratas informáticos u otros personajes que intentan ver o robar los datos personales del usuario sepan lo que hace.

Pero ¿las VPN violan los derechos de autor? Este problema es un tema de actualidad que ya ha pasado por tribunales de todo el mundo. La cuestión es que las VPNs pueden usarse para acceder a material con derechos de autor y compartirlo, por ejemplo:

  1. Si el usuario de VPN está enmascarando su verdadera ubicación mediante la utilización de un servidor externo que le permite acceder a contenido limitado por el bloqueo geográfico. Por ejemplo, un usuario del Reino Unido que utilice un servidor de los EE. UU para acceder a Netflix de los EE. UU.
  2. Si un usuario de una VPN está enmascarando su identidad para compartir o descargar contenido con derechos de autor a través de distintos programas de torrents. Muchos usuarios de torrents utilizan una VPN y, aunque los torrents en sí mismos no son ilegales, pueden usarse para acceder a contenido pirata y con derechos de autor.

Así que al preguntar si las VPNs violan los derechos de autor, debemos tener en cuenta los argumentos que están a favor y en contra.

Siendo realistas, aunque los propietarios de los derechos de autor están presionando muy insistentemente para que los servicios de contenidos (como Netflix, Hulu y Amazon Prime) se aseguren de que se aplican las normas de licencia por ubicación, los abogados dicen que las leyes que rigen el bloqueo geográfico (o el uso de una VPN) no están claras.

¿Las VPNs violan los derechos de autor? Qué dice la ley

Actualmente, no hay nada que diga legalmente que el desbloqueo geográfico es una violación de los derechos de autor. El uso del bloqueo geográfico hace casi imposible que los servicios de contenido hagan cumplir las leyes de derechos de autor y licencias por área geográfica.

El enfoque que adoptan los servicios proveedores de contenidos

Hay que destacar, por ejemplo, que Netflix haya dicho que tiene previsto ser más activo en la identificación y bloqueo de los servicios de VPN, pero que no haya afirmado que las VPN en sí violen los derechos de autor.

PayPal ha dicho que no permite que se utilice su servicio para realizar pagos que violen los derechos de autor. Por otra parte, ha añadido que considera que los servicios que han sido diseñados para eludir las restricciones geográficas son ilegales en la medida en que ayudan a que se produzcan violaciones de los derechos de autor. PayPal ha dicho que apoya a los servicios que operan dentro de un marco legal y no se venden como servicios que puedan ser utilizados para violar derechos de autor. Malas noticias para los proveedores de VPN.

¿Por qué esta ambigüedad legal?

Un problema es que los servicios de contenidos en streaming, como Amazon Prime, Netflix y Hulu no permiten que los usuarios descarguen copias de contenido permanentes. En lugar de eso, son servicios de streaming, así que, desde un punto de vista legal, no se sabe aún si realmente se están violando derechos de autor. Saltarse el bloqueo geográfico es sencillamente una forma de ver el contenido (habiendo pagado previamente por la suscripción), más que de poseerlo.

En el caso de la descarga de torrents, la situación es diferente, pero incluso así, una VPN, antes que facilitar la transferencia del archivo, simplemente oculta la identidad real del usuario.

Por otra parte, los servicios de VPN permiten un montón de aplicaciones distintas que no tienen nada que ver, de ningún modo, con los acuerdos de derechos de autor.

¿Te sientes confundido? ¡El sector también! Incluso algunos abogados de los EE. UU. han confirmado que la legislación sobre la evitación del bloqueo geográfico y el streaming de contenidos no está clara en lo que se refiere a la violación de los derechos de autor.

Las VPNs y la ocultación de la ubicación

Es difícil saber cuántos usuarios de VPN enmascaran sus direcciones IP para evitar el bloqueo geográfico. Por referirnos a un caso concreto, personas de cualquier lugar del mundo pueden suscribirse a Netflix, pero no todos verán el mismo contenido en su país. Así que los usuarios de Netflix tienen un aliciente para enmascarar sus direcciones IP, con el objetivo de ver el contenido del servicio en otros países, como el caso de EE. UU., que tiene la mayor biblioteca de contenidos.

Lo mismo ocurre con BBC iPlayer, por ejemplo, con un estudio que indica que alrededor de 60 millones de espectadores han visto el contenido de su iPlayer en países distintos al Reino Unido, aunque la BBC dice que no es para nada «verosímil».

¿Qué está ocurriendo en el Reino Unido?

Sin embargo, algunos abogados del Reino Unido creen que el uso de una VPN para eludir el bloqueo geográfico podría contemplarse como una violación de los derechos de autor en los casos del contenido visualizado en streaming. Esto, dicen, podría verse como un caso análogo a la reproducción de obras protegidas por derechos de autor: aunque el contenido no se descargue de forma permanente, las imágenes se reproducen mientras se ven en la pantalla del dispositivo.

Un cliente lícito de un servicio de streaming de contenidos como Netflix compra una licencia para ver el material que está disponible en su país, como contraprestación de su suscripción. Al eludir las limitaciones geográficas mediante una VPN, se infringen las condiciones de uso y no se respeta la licencia.

El mundo está cambiando

Entonces, ¿violan las VPNs los derechos de autor? ¿Sí o no? El debate continúa y no parece probable que se llegue a una respuesta clara en un futuro inmediato. Muchos analistas de la industria creen que es poco probable que en algún momento las leyes persigan a las personas que se hayan registrado en un servicio de VPN. Al menos en el mundo occidental.

¡Manteneos a salvo, internautas!

Y la realidad es que, incluso si los abogados, los proveedores de servicios de Internet o de contenidos quisieran pillar a los usuarios que utilizan una VPN para ver contenido bloqueado en su país, ¡no podrían! ¿Por qué? Porque las mejores VPNs bloquean toda la información del usuario y no conservan sus registros, lo que significa que sus clientes disfrutan de una absoluta privacidad y seguridad cuando navegan por la red, ¡independientemente de lo que hagan!