Cómo conectarse a una red wifi pública de manera segura con una VPN

Actualizado el: agosto 31, 2020
vpn for public wi-fi

Descargo de responsabilidad: Los enlaces de afiliados nos ayudan a producir buen contenido. Conozca más.

Existen multitud de puntos de acceso wifi gratuitos en todo tipo de establecimientos, como tiendas, restaurantes, cafeterías, hoteles, aeropuertos o estaciones de tren y autobús. Que levante la mano quien no se haya conectado alguna vez con su smartphone o su tablet a una de estas redes wifi para consultar alguna información, descargar algún archivo o simplemente por pasar el rato con un juego en línea. Para algunas personas, estas redes wifi son incluso el principal punto de conexión a Internet desde el que pueden resolver trámites con la administración o el banco.

Conectarse a este tipo de redes es muy sencillo. En ocasiones están abiertas y no requieren contraseña. En otros casos, la contraseña está disponible de forma visible en el establecimiento para todos los clientes. En los últimos años, es más común ver que estas redes wifi requieren la creación de un usuario y contraseña para iniciar sesión y poder disfrutar de su uso. Lo que no saben todos los usuarios es que los piratas informáticos utilizan estas redes wifi públicas para robar datos personales de las personas que los utilizan.

A los ciberdelincuentes les encantan las redes wifi públicas porque pueden ver (y robar) fácilmente los datos de las otras personas que se conectan a ellas. Lo más común es robar los datos de navegación, lo que incluye el historial de tu actividad online, pero también los números de tarjetas y las contraseñas guardadas en tu navegador, sea Chrome, Firefox, Opera o cualquier otro.

Pese a ello, no parece que los puntos wifi de acceso público vayan a desaparecer. Cisco asegura que en 2020 hay 432,5 millones en todo el mundo, fecha en la que ya se alcanzan los 50.000 millones de dispositivos conectados a Internet.

¿Es posible utilizar una red wifi pública de manera segura? La respuesta es: sí, si te suscribes a un servicio VPN confiable. Una red privada virtual (VPN en sus siglas en inglés) cifra tus conexiones de manera que nadie puede acceder ni al contenido de tu tráfico web ni a los metadatos que produce tu actividad online (hora de conexión, ubicación, sitio web que se consulta, desde qué tipo de dispositivo, etc). De esta manera, podrás seguir utilizando redes wifi abiertas sin correr peligro.

Cómo pueden hackearte fácilmente en una red wifi pública

Lo más frustrante de ser víctima de un ciberdelincuente es que es muy dificil detectar a tiempo su actividad criminal. Imagina que estás comprando ropa en Internet o mirando unos gadgets en tu página de comercio online favorita y que en ese momento estás siendo observado, y quién sabe si robado, por un tercero. Este tercero, además, no tiene por qué ser una persona, sino que suele ser un robot que recolecta información para después ponerla a disposición de los delincuentes que lo han desarrollado e instalado con quién sabe qué propósito. Por eso desde la seguridad informática se pone en cuestión la falsa sensación de seguridad que se tiene al conectarse a este tipo de redes wifi gratuitas.

Estas son las 10 actividades favoritas de los estafadores online:

  1. Fisgoneo: Los hackers utilizan herramientas cada vez más sofisticadas para fisgonear sobre lo que estás haciendo en línea. Un hacker puede recopilar muchos de tus datos personales, incluidos los número de tarjetas de crédito y contraseñas. 
  2. Malware: El malware, o software malicioso, se utiliza para el robo de datos y también para el malvertising (publicidad maliciosa). Inyectarlo a través de redes wifi abiertas es más fácil de lo que la mayoría de gente imagina. Los hackers pueden incluso utilizar herramientas para descargar todos los archivos de tu teléfono, incluidas fotos, mensajes de texto y correos electrónicos. 
  3. Wifi falso: Los puntos de acceso wifi falso están diseñados para parecerse a los reales. La estafa está en que la gente piensa que está usando un servicio wifi respetable cuando en realidad están accediendo a redes diseñadas por hackers que, de esta manera, tienen acceso a sus dispositivos con muy poco esfuerzo. 
  4. Ataques de intermediarios (man-in-the-middle): Los ataques de infiltrados consisten en interceptar comunicaciones para hacerse pasar por un servidor o sitio web. El usuario hace clic en un enlace y, en lugar de llegar al sitio web real, es transferido a uno fraudulento. De esta manera, los delincuentes recopilan una gran cantidad de datos, incluidas contraseñas, accesos a cuentas bancarias y cualquier información sensible. 
  5. Analizadores de paquetes: Los packet analyzers, o packet sniffers, son programas informáticos que monitorizan el tráfico de una red. Tienen capacidad para interceptar paquetes de datos y acceder a la información que contienen. 
  6. Ad hocs: Son redes P2P que conectan dos ordenadores mientras utilizan la misma conexión inalámbrica. Basta con que la red wifi permita conexiones ad hoc para que los hackers tengan acceso a todos los ordenadores que se conectan a dicha red.

  7. Gusanos: Es parecido a un virus informático, con la particularidad de que los gusanos se propagan por sí mismos. Si la red wifi pública a la que te conectas no tiene la configuración de seguridad adecuada, un gusano puede acceder a tu ordenador desde otro dispositivo conectado a la misma red. 
  8. Secuestro de cookies: Las cookies están pensadas para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para ello, almacenan información como el tipo de dispositivo desde el que te conectas o tus preferencias de visualización, pero también guardan datos de inicio de sesión que incluyen contraseñas. Al usar una red wifi pública sin protección, es relativamente sencillo que un usuario malicioso pueda acceder a este tipo de información. 
  9. Robo de puertos: En este tipo de estafa, los delincuentes roban tu dirección MAC para que los paquetes que debían ir a tu dispositivo se desvíen hacia otro puerto designado por ellos. Tras recibir estos paquetes, pueden acceder a tu información fácilmente. También pueden insertar en estos paquetes un código malicioso con la intención de infectar a más usuarios. 
  10. Ataque por fuerza bruta: El hacker utiliza un programa para probar diferentes combinaciones de contraseñas hasta que consigue acceder a la sesión. Es el mismo sistema que se utiliza para piratear redes wifi privadas. Son especialmente vulnerables aquellas contraseñas débiles o con valores predeterminados de fábrica.

Qué tipo de datos buscan los ciberdelincuentes

Una de las razones por las que vivimos con una falsa sensación de tranquilidad al utilizar puntos wifi públicos o abiertos es que a veces pensamos: “¿quién va a querer mis datos?”. Desafortunadamente, los delincuentes encuentran valor en casi todo lo que pueden obtener del dispositivo de una persona. 

Algunos estafadores utilizarán tus datos personales para suplantar tu identidad, con lo que pueden hasta obtener préstamos y créditos en tu nombre. Otros buscarán datos de tarjetas de crédito para realizar compras en línea, mientras que otros verán interés en robar fotos y mensajes íntimos con los que poder extorsionar.

Para evitar problemas en cualquiera de estos aspectos, esta es la información que necesitas proteger:

  • historial de navegación
  • ubicación geográfica
  • fotos
  • mensajes de texto, tanto SMS como de aplicaciones de mensajería instantánea
  • detalles de inicio de sesión y contraseñas
  • detalles personales sobre ti que pueden utilizarse para suplantar tu identidad
  • correos electrónicos

Seguramente ahora que conoces lo que puede pasar por conectarte a una red wifi pública sin protegerte te lo pensarás dos veces la próxima vez que estés pensando conectarte con tu iPhone en la wifi de un hotel o con tu Android en la cafetería del aeropuerto.

Algo que también debes saber es que los proveedores de estas redes wifi incluyen en las condiciones de servicio (esas que casi todos los usuarios aceptan sin leer por completo) que la responsabilidad acerca de la privacidad de los datos corre a cuenta del usuario. Es decir, que si piensas que ante una estafa online vas a poder reclamar al dueño de la red wifi pública donde has estado expuesto ten claro que, al menos en principio, no llevas las de ganar.

Además, es posible que al aceptar estas condiciones de servicio en realidad le estés dando permiso al ISP (proveedor de servicios de internet) para recopilar tus datos de navegación. Justamente esta es una de las nuevas fuentes de ingresos para estas compañías, que hacen todo lo posible para sacarle provecho.

¿Quieres seguir disfrutando de las redes wifi abiertas sin preocuparte por los ataques de los ciberdelincuentes? Lo mejor es que te hagas con una VPN que se encargará de cifrar tus datos y evitar que tu información personal sea interceptada.

Cifra tus datos con una VPN y protégete en las redes wifi públicas

Una VPN protege tu dispositivo cuando te conectas a una red wifi pública. Ahora bien, para que sea efectiva debes elegir un buen proveedor y configurarla adecuadamente. Las VPN que obtienen mejor puntuación cuentan con credenciales de seguridad suficientes para que puedas conectarte a redes wifi públicas sin riesgo.

Para empezar, los principales proveedores VPN cifran tus conexiones con cifrado AES de 256 bits, imposible de descifrar por ningún ordenador del mundo actual. Ten en cuenta que una VPN cifra tus datos de extremo a extremo, lo que significa que ya quedan cifrados antes de salir de tu dispositivo hacia el punto de acceso wifi.

Pero eso no es todo. Una VPN también te hace invisible hacia los otros usuarios del punto de acceso wifi público. Al cambiar tu dirección IP real por otra suministrada por tu proveedor VPN, ni siquiera tu ISP sabrá qué sitios web has visitado o cuánto tiempo has permanecido en línea. 

Cuando utilizas un servicio VPN confiable, toda tu actividad es redirigida a una red de servidores separada y privada. De esta manera, en lugar de acceder al punto de acceso wifi público de manera directa, es la VPN la que accede por ti, manteniendo tu identidad protegida.

En definitiva, cuando utilizas una VPN tus datos son indescifrables e invisibles para los ciberdelincuentes. Si bien una VPN puede beneficiarte de muchas maneras, sin duda sus características las convierten en perfectas aliadas para las personas que necesitan conectarse con seguridad a redes wifi abiertas o gratuitas.

Qué es y cómo funciona una VPN

Las VPN (Virtual Private Network, en inglés) están basadas en una tecnología que permite conectar uno o más dispositivos a una red privada en la que se intercambian datos de manera segura. En un primer momento, se hicieron populares porque las comenzaron a utilizar las empresas para que sus empleados se pudieran conectar desde cualquier parte del mundo como si estuvieran en la oficina. En la actualidad, han aparecido numerosos proveedores que han acercado los beneficios de las VPN al usuario medio de Internet.

La expansión de las VPN se debe, en parte, al aumento de las amenazas en el campo de la seguridad digital. Mediante el cifrado de datos de extremo a extremo y el cambio de la dirección IP, cualquier internauta puede sentirse protegido ante posibles ataques informáticos. Pero lo cierto es que las VPN también son muy valoradas por su capacidad para desbloquear contenido restringido geográficamente. Esto permite a los usuarios acceder a versiones extranjeras de sus plataformas de entretenimiento favoritas, tipo Netflix, que ofrecen un catálogo de contenidos diferente en distintos países.

Esta ampliación del mercado VPN también ha traido consigo la aparición de servicios que no son confiables. Algunos se publicitan como redes privadas virtuales aunque en realidad no están basadas en este tipo de tecnología. Otras, lejos de volcar sus esfuerzos en proteger la privacidad de los usuarios se dedican a capturar sus datos para venderlos a terceros, normalmente anunciantes que basan su actividad comercial en el big data producido por los usuarios de múltiples plataformas. Este tipo de cosas suceden solo con servicios VPN gratuitos.

Por eso, es importante hacerse con una VPN confiable. En este sitio web encontrarás reseñas sobre los mejores proveedores VPN. Echa un vistazo a los 5 mejores servicios VPN de 2020 para que ahorres tiempo y puedas ir al grano.

Utilizar una VPN es muy fácil. La mayoría tienen aplicaciones nativas para distintos dispositivos y sistemas operativos. Una vez hayas elegido tu proveedor VPN, tan solo tendrás que descargar un programa en la página web oficial y seguir las instrucciones de instalación. En la mayoría de los casos, las interfaces son muy amigables y no tendrás problema. De todos modos, si así fuera, encontrarás recursos de ayuda online a tu disposición e, incluso, un chat de atención al cliente en vivo disponible 24/7.

Puedes encontrar excelentes servicios VPN premium por un coste muy bajo, incluso por debajo de los 3 dólares al mes. Si no quieres renunciar a la libertad de navegar a través de los puntos wifi que desees cuando y donde quieras, contratar una VPN es la mejor opción para mantener tus conexiones seguras en todo momento.

Mejores proveedores VPN
NordVPN
9.6 / 10
Garantía de reembolso de 30 días
Cifrado de grado militar
Excelente soporte
Surfshark VPN
9.4 / 10
Cifrado sólido
Excelente rendimiento
Conexiones simultáneas ilimitadas

Descargo de responsabilidad: Los enlaces de afiliados nos ayudan a producir buen contenido. Conozca más.

Todavía no hay comentarios Sin comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar
Share
Share
Thanks for your opinion!
Your comment will be checked for spam and approved as soon as possible.