¿Sabías que gigantes tecnológicos como Google, Youtube y Google Maps recolectan toda la información que generas al navegar por Internet? No solo eso, sino que además construyen un perfil de usuario gracias al cual conocen de ti cosas como tu edad, tus gustos, lo que buscas en Internet, las páginas que visitas, los lugares que frecuentas, los contenidos que más te interesan o las personas con las que más hablas, entre muchos otros. Todo ello es reunido en un único perfil, ya que servicios como Youtube o Google Maps -y tantos otros sitios web- pertenecen a Google.

Cada vez más personas se preguntan cómo pueden mejorar su privacidad para que estas empresas dejen de recopilar información sobre ellos. Otras aún se preguntan qué tiene de malo que Google y otros sitios web similares agrupen toda la información generada por una persona -en ocasiones de manera pasiva o inconsciente- si esto va a servir para mejorar su experiencia de usuario.

Sin duda, se trata de una postura respetable, pero cuando uno toma conciencia de que cualquier persona con intenciones maliciosas puede acceder a tus datos de navegación, a la dirección de tu casa o a tus contactos, es más fácil ver la necesidad de evitar que Google siga recopilando esta información.

Existen varias acciones que puedes llevar a cabo para evitar que Google rastree cada uno de tus pasos en la red. La opción de protección más completa consiste en instalar una VPN. Sigue leyendo porque en este artículo te damos varios consejos para aprender a apartarte de las miradas indiscretas.

Por qué te rastrea Google y qué le interesa de ti

La finalidad última de la monitorización es, según el propio Google, ofrecer un servicio más personalizado y seguro a sus usuarios. Sin embargo, a nadie se le escapa que esta recolección de datos sirve sobre todo a propósitos comerciales. Seguramente ya conoces el dicho: “si algo es gratis, es que el producto eres tú”. Los datos que generas al navegar por Internet se convierten en información muy valiosa para las marcas.

Google y otros gigantes tecnológicos venden los datos que recopilan sobre ti a otras empresas que los utilizan para predecir tendencias y generar más beneficios. Esto se traduce después en una publicidad más sutil y también más ajustada a tus necesidades. A muchas personas esto les parece bien- “ya que voy a recibir anuncios, que sean sobre asuntos que me interesan”, piensan. Ahora bien, conviene ser conscientes de que el precio que se paga por ello es la privacidad de uno. Si lo ves de esta manera, quizá llegues a la conclusión de que no te compensa recibir anuncios personalizados.

En resumen, a Google le interesa todo de ti:

  1. Tu identidad. Nombre, género, fecha y lugar de nacimiento, lugar de residencia, profesión, lugar de trabajo, lo que te gusta, lo que no te gusta, cómo suena tu voz, tus inclinaciones sexuales, religiosas y políticas… Por saber puede saber, a partir de la información que das al realizar búsquedas, hasta si llevas tatuajes o tienes problemas de salud.
  2. Tu ubicación. Cada vez que te conectas a Internet, sea mediante una red wifi o redes móviles, Google rastrea y almacena la localización en la que te encuentras. Con esta información, junto al tiempo de conexión, puede saber qué ruta sigues para ir de un sitio a otro y cuánto tiempo estás en cada lugar.
  3. Tus amigos. Google sabe con quién hablas, a través de Hangout y Gmail; cuándo y dónde te has citado con otras personas, mediante Google Calendar; cómo es tu cara y la de tus amigos, gracias a las fotos que subes a Google Fotos; también el tipo de información que almacenas en Google Drive y con quién la compartes, etc.
  4. Lo que buscas en Internet. Cada vez que realizas una búsqueda en Google, se queda almacenada en tu perfil personal. También recolecta los vídeos que ves en Youtube, la publicidad de Google Ads sobre la que haces clic y los lugares y trayectos que has realizado ayudándote de Google Maps.
  5. Otras cosas que Google almacena sobre ti: tu historial de navegación, las páginas que añades a marcadores, las extensiones que utilizas en el navegador, tus números de teléfono y direcciones -si habilitas la opción autocompletar-, tus nombres de usuario y contraseña -si le das permiso a Google Chrome para que los guarde-, las aplicaciones que has descargado de Play Store, etc.

En consecuencia, a esto, y como te podrás imaginar, ya no solo es importante la privacidad en Google, si no que la privacidad fotos Google cada día es más importante.

Ahora, alguien podría objetar que esto solo sucede con dispositivos para los que se requiere la creación de una cuenta Google. Lo cierto es que recientemente se ha detectado que 250 aplicaciones de Apple Store recopilan igualmente datos personales de sus usuarios, así que los consejos de este artículo son útiles tanto para usuarios de Android como de Mac.

Descubre lo que Google sabe de ti y evita que siga recopilando información

Si has navegado con tu cuenta de Google abierta, te va a sorprender la cantidad de información que se ha registrado sobre ti, tanto relativa a búsquedas y ubicaciones, como a páginas visitadas. A continuación, te contamos paso a paso cómo saber lo que Google sabe de ti. También te ofrecemos consejos para evitar que siga recopilando tus datos:

  1. Escribe en tu navegador myaccount.google.com, inicia sesión con tu cuenta y borra tu historial.
  2. Haz clic en “Datos y personalización”. En esta sección tienes varias opciones para revisar y actualizar tu privacidad.
  3. Dirígete a “Revisa tu privacidad” y configura los ajustes para pausar todos los servicios:
  • Actividad en la Web y en Aplicaciones
  • Historial de ubicaciones
  • Grabaciones de voz y audio
  • Historial de YouTube
  • Configuración de Youtube
  • Ajustes de Googe Fotos
  • Configura la sección “Ayuda a los demás a conectar contigo” y comprueba que Google no está compartiendo tu número de teléfono públicamente sin que lo sepas.
  • Configura la sección “Controla lo que otras personas ven sobre ti”.
  • Configura la sección “Haz que los anuncios sean más relevantes para ti”. Aquí puedes decirle a Google que deje de ofrecerte anuncios personalizados, lo que no implica en sí mismo que deje de recopilar datos sobre tu actividad online.
  1. Repite la misma operación con cada cuenta de Google si tienes más de una.

Tras seguir estos pasos, tu privacidad se verá mejorada de manera considerable. Sin embargo, esto no significa que Google y otros servicios web dejen de recopilar información sobre ti. Lo único que es seguro es que Google ya no te va a permitir visualizar tu actividad online en tu cuenta de Google: ni a ti ni a ningún usuario que pueda buscarla con malas intenciones (es un paso).

Sin embargo, no está claro que con estas medidas Google deje de recopilar información sobre ti de forma definitiva. Además, el resto de las aplicaciones, que normalmente piden que les des permisos para acceder a muchas funcionalidades de tu dispositivo, seguirán almacenando tus datos para mercadear con tus hábitos y preferencias personales.

Como usuario, tienes derecho a conocer los datos que un sitio web almacena sobre ti, acceder a los mismos y rectificarlos o borrarlos. Ahora bien, son tantas las aplicaciones a las que los usuarios hemos cedido nuestros datos que lo mejor es aprovechar que hemos tomado conciencia sobre nuestra privacidad para cambiar los hábitos de navegación y empezar a protegernos más de ahora en adelante.

Instala una VPN y asegúrate de que nadie recopila tus datos

Lo ideal es que los gigantes tecnológicos encuentren en algún momento un equilibrio entre la enorme cantidad de datos que recopilan y la mejora de la experiencia que ofrecen al usuario. Pero no hay ningún indicio que haga pensar que esto vaya a suceder a medio plazo.

Por eso, la única manera de asegurarte de que ningún servicio ni aplicación web almacena tu información personal es instalar una VPN. Lo que hace este software es asignar a tu ordenador una dirección IP distinta de la que te asigna tu proveedor de Internet. De este modo, los robots que se dedican a rastrear tus pasos en la red no van a poder agrupar la información de tu actividad online y asociarla a tu persona. La VPN es la única tecnología que te permite mantener un control total sobre tu privacidad y tu anonimato.

Hemos analizado las mejores VPN del mercado para hacerte más fácil la tarea de elegir la que mejor se ajusta a tus necesidades. Ten en cuenta que si utilizas una VPN para navegar por Internet no solamente evitarás que Google almacene y agrupe información sensible sobre ti, sino que estarás generando una conexión privada con la que estarás protegido en todo lo que hagas en Internet.