Torrenting significa simplemente compartir archivos. En la mayoría de los casos, hay restricciones en el tipo de datos que se comparten en Internet. Para evitar esta medida de seguridad al descargar o compartir archivos, uno usa una VPN (Red Privada Virtual) con el software de torrents, lo que se conoce como torrenting con VPN. Pero seguramente te preguntes: ¿me protegerá una VPN cuando haga torrenting?. O, ¿oculta una VPN el hacer torrenting al proveedor de servicios de internet?

Sí a ambas preguntas. De hecho, el torrenting funciona de forma completamente distinta a las descargas normales. Cuando haces torrenting, el archivo se parte en pequeñas porciones llamadas paquetes, y están ubicados en un servidor llamado ‘seeder‘. Al mismo tiempo, hay otras personas descargando el mismo archivo, a los que se les llama ‘leechers‘ y/o ‘peers‘. Cada una de ellas tiene una parte distinta del archivo que estás descargando. Un torrent mantiene un rastreo de qué paquetes tienes y de dónde lo estás descargando (servidor, ‘leecher‘ o ‘peer‘).

Por esta razón, los proveedores de servicios de Internet consideran el torrenting algo tanto legal como un riesgo para la seguridad. Todos los datos protegidos con derechos de autor se descentralizan y como tal, ninguna persona en particular es vista como la fuente o el pirata de los datos porque sólo son paquetes reunidos en una conexión de internet. Sin embargo, todo se enruta a tu ordenador a través de la conexión de internet del proveedor de servicios de Internet. Incluso aunque por ley una dirección IP no es considerada una persona, algunas veces este aspecto dificulta al propietario de los derechos de autor poder demandar, y el proveedor de servicios de Internet sigue teniendo un problema con las autoridades a causa de los troles que contratan para encontrar ‘torrenters’.

Entonces, si continúas preguntándote: ¿me protegerá una VPN mientras descargo torrents?, nosotros podemos responderte que sí, una VPN te pondrá a cubierto de los troles de los derechos de autor que en representación de los propietarios de los mismos, pueden demandarte ante los tribunales por daños.

Streaming vs. Torrenting

La diferencia entre el streaming y el torrenting es que cuando reproduces en streaming, los datos no se guardan permanentemente en tu dispositivo, mientras que el torrenting te permite descargar y almacenar todo el archivo en tu ordenador. La mayoría de los sitios de reproducción en streaming requieren una suscripción premium y son considerados seguros. No albergan piratería ni infringen los derechos de autor, y no es de extrañar que no necesites una VPN para acceder a YouTube, iTunes, Apple Music o Vimeo. Sin embargo, sí necesitas una VPN en una red donde el torrenting está restringido. Otra forma en la que la VPN te protege es cifrando tu tráfico antes de que salga de tu ordenador, ya que los datos son enviados al servidor VPN antes de que el proveedor de servicios de Internet pueda siquiera adivinar adónde van.

A continuación, te presentamos algunas razones por las que la mayoría de instituciones y empleados bloquean el acceso a los torrents. Al cifrar grandes volúmenes de datos, una VPN garantiza la teoría de «cuantos más seamos, más probabilidades de permanecer seguros». Por lo tanto, encontrar tu dirección IP es como buscar una aguja en un pajar. Al usar una VPN para Torrent, consigues enmascarar tu identidad (IP) y ubicación.

Algo de lo que no puede protegerte una VPN

La única amenaza seria de la que no puede protegerte una VPN es del malware que se hace pasar por un archivo torrent. Si no tienes un antivirus o tu antivirus no funciona al detectar la posible amenaza, puedes acabar con archivos corruptos, rendimiento reducido, o incluso datos personales perdidos. Naturalmente, ese malware a menudo se hace pasar por películas o programas de televisión populares, por lo que es fácil ser víctima de ellos.