Hacer copias de seguridad con frecuencia es imprescindible para evitar perder nuestros datos. La mayoría de las empresas tienen sistemas que realizan copias de seguridad de manera automática. En el caso de los usuarios individuales, es una práctica igualmente necesaria, ya que nadie quiere llevarse el disgusto de perder fotografías o archivos relacionados con temas administrativos o personales.

Lo más habitual es hacer una copia de seguridad del PC en un disco duro externo. De esta manera, aunque haya cualquier problema con el ordenador, se pueden recuperar los datos. Sin embargo, los discos duros tienen sus limitaciones, como la vida limitada del hardware o el riesgo de que se estropeen o se pierdan. Por eso, cada vez más personas conservan sus copias de seguridad en la nube. De hecho, la mayoría de las aplicaciones de móvil, tanto en Android como en iPhone, realizan backups de manera automática. Gracias a eso, podemos por ejemplo recuperar conversaciones de Whatsapp sin haber realizado una copia de seguridad específica.

Al realizar copias de seguridad en la nube aparece un problema derivado: la falta de seguridad de las conexiones entre nuestro PC e Internet. Para evitar que un usuario malintencionado intercepte los archivos o los datos que subimos a nuestro servicio de almacenamiento en la nube, lo mejor es cifrar de extremo a extremo la conexión

Esta opción se convierte en obligación para aquellos usuarios que necesitan crear copias de seguridad de archivos especialmente sensibles. Esto es algo que se puede conseguir con una VPN, que además ofrece otras muchas ventajas, como la posibilidad de conectarse de forma segura en redes Wi-Fi públicas o sortear el bloqueo geográfico de contenidos. Para más información, consulta aquí cuáles son los mejores servicios VPN.

Hacer copia de seguridad con la regla 3-2-1

Hacer una copia de seguridad del PC solamente en la nube también entraña sus riesgos, ya que los datos solamente estarán disponibles con una conexión a Internet. Por eso, desde el sector de la seguridad informática se recomienda seguir la regla 3-2-1 a la hora de hacer copias de seguridad del PC

Esta regla consiste en tener tres copias de los archivos: dos de ellas cerca y en formatos diferentes, y una de ellas lejos de donde se encuentra el usuario. Es decir, lo ideal es tener, además de la copia del propio ordenador, una copia en un disco duro externo y otra copia en la nube.

Muchos usuarios utilizan tanto servicios como Google Drive o Dropbox como servicios de backup para su PC. Sin embargo, es conveniente saber que si estas aplicaciones se configuran para que los archivos de la nube y los del disco duro interno del PC estén sincronizados no hace las funciones de un servicio de copia de seguridad. La razón es bien sencilla: siempre se guarda la versión más reciente. Un verdadero sistema de copia de seguridad te permite conservar versiones anteriores.

Dicho esto, tanto si eliges Google Drive o Dropbox para realizar copias de seguridad como si te decantas por comprar espacio virtual en un servidor, te conviene cifrar tu conexión de extremo a extremo entre tu ordenador e Internet. Es la única manera de mantener tus datos seguros en todo momento. Las redes virtuales privadas (VPN) ofrecen este servicio, al crear un túnel encriptado entre tus dispositivos y los sitios web a los que te conectas. La tecnología VPN resuelve además muchos otros problemas relacionados con la privacidad y la seguridad en Internet.

Te recomendamos que siempre que utilices una VPN te asegures de que se trata de un servicio premium, ya que las VPN gratuitas presentan vulnerabilidades que pueden poner en riesgo la privacidad de tus datos.

Cómo hacer copia de seguridad en la nube sin riesgos con VPN

Lo primero que necesitas para realizar tu copia de seguridad en la nube es elegir el servicio de almacenamiento en el que alojarás tus archivos. Existen muchos servicios de este tipo. Para elegir el que mejor se adapta a tus necesidades debes tener en cuenta factores como la cantidad de datos que te permite almacenar y si ofrece suficientes garantías de seguridad para tus archivos. Por ejemplo, las características de encriptado del servidor.

Por muy seguro que sea el servidor de la nube y por muy protegido que esté tu equipo, hay un punto del proceso en el que tus datos pueden estar en riesgo: la comunicación que se establece entre tu ordenador y el servicio de almacenamiento que hayas elegido. Una de las principales amenazas que se dan en la red es el ‘man-in-the-middle’, un tipo de ataque relacionado con la criptografía en el que el ciberdelincuente altera la comunicación entre tu equipo y tu servidor.

Con una VPN puedes cifrar tu conexión a Internet, lo que evitará cualquier intromisión de este tipo. Su funcionamiento es muy sencillo. Tan solo tienes que elegir un proveedor VPN, instalar el programa en tu ordenador (o la app en tu teléfono móvil) y seguir unos sencillos pasos para su configuración. Hay VPN realmente intuitivas y sencillas de utilizar para cualquier usuario. En VPNpro te ofrecemos información resumida sobre las mejores VPN de pago del mercado para que vayas sobre seguro al tiempo que ahorras tiempo y dinero.

Una VPN también te puede resultar útil a la hora de proteger las conexiones mientras realizas una copia de seguridad de tu iPhone o de tu Whatsapp. En principio, se supone que los sistemas operativos y las aplicaciones velan por la seguridad de sus usuarios en todas las operaciones que ofrecen, pero no está de más asegurarse una doble protección cuando se trata de nuestros datos; sobre todo teniendo en cuenta que en una parte del software existen puertas traseras que ponen en riesgo nuestra privacidad.

Más allá de la seguridad en el backup: Otras ventajas de las VPN

Además de cifrar las conexiones entre tus dispositivos e Internet de extremo a extremo, una VPN te asigna una dirección IP diferente de la tuya real, lo que se traduce en otras funcionalidades de las que te puedes aprovechar. Por ejemplo, mediante una VPN se puede acceder a contenido censurado o bloqueado geográficamente. Al simular que se accede desde un lugar físico distinto del real, se pueden ver las versiones estadounidenses de plataformas como Netflix o HBO.

Una VPN también resulta útil para descargar torrents de manera segura, gracias al anonimato que provee el cambio de dirección IP y gracias también a los sistemas de camuflaje y protección antifugas que incluyen las VPN premium que reseñamos en nuestro sitio web. 

Otro de sus usos más importantes es mantener seguros tus datos de navegación web. Todo el mundo debería tener derecho a mantener privacidad sobre su historial de búsqueda y visitas web; algo que una VPN puede garantizar. De igual modo, es una excelente herramienta para proteger tus conexiones a Internet a través de una red Wi-Fi pública en la que estás expuesto a cualquier otro usuario que se conecta a la misma red.

En definitiva, los usos beneficiosos de una VPN son muy extensos. Si decides hacerte con una para hacer copias de seguridad de tu PC o tu disco duro, la vas a poder disfrutar de muchas maneras, sobre todo estando tranquilo en lo que a la seguridad de tus archivos y datos se refiere.