Hace ya unos años que las redes sociales forman parte de nuestro día a día. Y hacer públicos pedacitos de nuestra vida privada es parte del ADN de las redes, pero eso no quiere decir que tengamos que dar nuestra privacidad por perdida. Buceando en las opciones de privacidad de las apps podemos hacer mucho por controlar quién ve lo que publicamos y qué información reciben las apps.

Y usando una VPN, puedes evitar que el Gobierno o tu jefe sepan que estás usando una red social en el móvil. Así que sí: puedes estar en las redes sociales y controlar tu privacidad, porque el robo de identidad, la identidad falsa y la importancia de la privacidad digital son más importantes de lo que creemos.

Los principales riesgos de las redes sociales

  • Phishing: Recibimos un mensaje de correo en el que nos piden que cambiemos la contraseña de entrada cuanto antes, a través de un enlace que está en el mismo mensaje, y que nos lleva a una copia del portal oficial. Normalmente suelen jugar con el tiempo y nos dicen que debemos hacerlo antes de 24 horas. Así buscan robarte la contraseña de tu cuenta, que después pueden revender en el mercado negro.
  • Spam: Es común recibir solicitudes de amistad de cuentas falsas que te ofrecen oportunidades de negocio increíbles o servicios de citas. Si recibes spam en redes, a menudo se debe a que te has registrado en una plataforma a la que has permitido usar tus datos… y se los han vendido a un tercero.
  • Robo de identidad: es lo que ocurre cuando abres una cuenta en una red social y se hace pasar por ti. Para evitarlo, es importante no publicar datos personales en las redes sociales o en foros de internet, como tu DNI, dirección, o fecha de nacimiento.

Como proteger nuestros datos personales en las principales redes sociales 

En WhatsApp

La aplicación de mensajería más usada, WhatsApp, es propiedad de Facebook desde 2014. Según los últimos datos, la app tiene alrededor de 500 millones de usuarios activos. Traducido: algo así como uno de cada ocho habitantes del planeta.

WhatsApp se considera como una app segura, ya que cifra de extremo a extremo todos los mensajes que mandas a tus contactos. Sin embargo, los mensajes en sí no están cifrados en la memoria de tu móvil y, además, muchos usuarios están preocupados por que los hackers puedan desencriptar sus mensajes al guardar una copia de seguridad en Google Drive.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra privacidad en WhatsApp? La primera medida que podemos tomar es revisar los parámetros de privacidad en la app, de manera que tengas un mayor control de la información que compartes.

En las opciones de WhatsApp puedes limitar quién puede ver tu foto de perfil, a qué hora te conectaste por última vez, y la confirmación de si has visto un mensaje. La app también te permite compartir tu ubicación con amigos, o con grupos. Al hacerlo, puedes establecer el tiempo durante el cual se compartirá, pero si no pones hora límite, recuerda parar de compartirla.

Si prefieres optar por aplicaciones consideradas más seguras que WhatsApp, puedes probar Signal o Telegram. Desde 2019, Facebook Messenger también usa cifrado de extremo a extremo.

En Facebook

Facebook no necesita presentación. Es la red social más usada del mundo, 2.450 millones de usuarios según los últimos datos, y una de las compañías con mayor valor de mercado del mundo. La pregunta del millón es cómo consiguen beneficios. Y la respuesta es muy sencilla: principalmente, vendiendo anuncios.

Con los datos de tu perfil, tus likes, el historial de ubicación de tu teléfono… consiguen un perfil de cada usuario extremadamente detallado. Según algunos medios, Facebook podría tener unos 52.000 datos estadísticos de cada usuario.

Aunque la capacidad de acción que tenemos para limitar la cantidad de datos que Facebook recoge es limitada, sí tenemos a nuestra disposición opciones para rebajar nuestra exposición.

  • Revisar en qué dispositivos has iniciado sesión
  • Controlar quién puede etiquetarte en una foto o cualquier otro tipo de publicación. Puedes incluso activar una opción para revisar cualquier post en el que te hayan etiquetado, antes de que se haga público en tu propio perfil.
  • Restringir quién puede ver tus publicaciones pasadas
  • No permitir que puedan encontrar tu perfil en motores de búsqueda como Google

En Instagram

Instagram es la red social de moda en 2020, y también es propiedad de Facebook. En sus stories muchos comparten a qué hora entran a trabajar, qué han comido a mediodía, hasta el último detalle de sus viajes… así que merece la pena echarle un vistazo a cómo limitar nuestra exposición de manera que las fotos que compartes de tu día a día no puedan ser usadas en tu contra.

  • Considera si quieres limitar que solo tus followers puedan ver tus posts. Y configurar la app de manera que tengas que aprobar la solicitud de cualquier persona que quiera seguirte. Ten en cuenta que, si cambias esta opción, solo se aplicará a tus nuevos seguidores. Todos aquellos que ya te sigan, seguirán haciéndolo, aunque no les hayas dado permiso.
  • Limita quién puede ver la última hora a la que te conectaste.
  • Decide si quieres permitir que tus amigos vuelvan a compartir tus stories en su propio perfil. Si lo hacen, no tendrás control directo sobre quién puede ver ese contenido.
  • Control de etiquetas. Al igual que en Facebook, puedes configurar la aplicación de modo que tengas que aprobar cada post en el que te etiquete algún otro usuario.

En Twitter

Twitter es otra de las redes sociales más populares. Pero bajo una apariencia algo más inofensiva que otras redes, Twitter también almacena un montón de información sobre ti: dónde estás, qué teléfono utilizas, cuáles son los temas que te interesan, tus opiniones políticas… No solo sigue los tuits que envías, sino también los que lees y los que respondes.

Algunas acciones que puedes realizar son:

  • Proteger tus tuits: de manera similar a Instagram, puedes colocar un filtro para que solo tus seguidores vean tus publicaciones y para que tengas que dar tu consentimiento para cada nueva persona que quiera seguirte.
  • No dar información de tu ubicación de tus tuits: por defecto, Twitter incluye este dato en tus posts. 
  • Limitar quién puede etiquetarte en fotos.
  • Limitar quién puede enviarte mensajes. Por defecto, Twitter solo permite que recibas mensajes de usuarios a los que sigas.
  • Limitar la personalización de los anuncios que recibes. Twitter puede usar tu ubicación y datos sobre qué móviles y ordenadores has usado para acceder a la red para ofrecerte “anuncios personalizados”. En las opciones de privacidad puedes pedir que no lo haga.

Consejos para mejorar la privacidad todas las redes sociales

Activa la navegación privada en tu navegador

Todos los navegadores principales tienen modos seguros en los que no se guardan contraseñas o ni el historial de navegación. En Chrome, se llama modo incógnito; en Firefox y en Safari, ventana privada. Un modo que es muy útil, sobre todo si usas un ordenador o un móvil que no te pertenecen.

En cualquier caso, aunque no uses el modo incógnito, asegúrate de cerrar sesión y de borrar tu cuenta de ese dispositivo cuando acabes de usarlo. Ah, y recuerda borrar cualquier documento que te hayas descargado, incluso si solo querías imprimirlo.

Ten en cuenta que, aunque estés en modo incógnito, la web que visitas y tu proveedor de internet puede registrar lo que estés haciendo.

Usa una VPN

Precisamente para que tu navegador no pueda identificar tan fácilmente dónde te encuentras y para que evitar que tu proveedor de servicios pueda seguir lo que haces, la mejor opción es usar una VPN para redes sociales.

Con una VPN te conectarás a internet a través de un servidor, a menudo situado en otro país, que sirve de intermediario entre tu dispositivo y la web o la app que utilices.

Así, podrás asegurarte de que la red social no puede saber el dispositivo que estás usando ni acceder a tus datos de ubicación (a no ser que le hayas dado permiso en las opciones de la red o a app).

Además, si te encuentras en un país, como China, que bloquee las redes sociales que quieras usar, podrás evitar esta restricción. 

Crea contraseñas fuertes y no las compartas con nadie

Si alguien usa tu contraseña para acceder a tu perfil en una red social, puede hacerte mucho daño. No solo por la información y las fotos que pueden publicar o a la que pueden acceder, sino que cada vez aparecen en los medios más casos de extorsión e incluso de ciberacoso.

Así que es importante tomarse en serio lo de crear contraseñas diferentes y robustas para cada servicio y, sobre todo, no compartirlas con nadie. Y, si sospechas que han entrado en tu perfil, cambia la contraseña cuanto antes.

Usamos tantos servicios en internet que sería imposible que nos acordemos de todas las contraseñas. La solución: los gestores de contraseñas. En ellos puedes guardar todas las contraseñas que utilices, y sincronizarlas entre todos tus dispositivos.

Para mayor seguridad, puedes incluso activar una doble autenticación. ¿Podrían hackearte esa cuenta y tener acceso a todas sus contraseñas? Estar “100% seguro” contra ataques es imposible, pero los expertos certifican que gestores como LastPass o Dashlane son en general seguros.

Cuidado con los permisos que das a las apps en tu móvil

Cada vez que instalamos una app, ya sea una red social o no, nos pide permiso para acceder a una serie de datos en el móvil: ubicación, lista de contactos, cámara de fotos, micrófono, registro de llamadas… Valora si los aceptas uno por uno, ya que a veces la app no necesita esos datos, pero los puede usar con fines comerciales. Siempre puedes revisar esos permisos en el menú de aplicaciones de tu móvil.