Qué es una dirección IP, cómo saber cuál es la tuya y cómo funciona

Actualizado el: septiembre 30, 2020
¿Qué es una dirección IP?

Descargo de responsabilidad: Los enlaces de afiliados nos ayudan a producir buen contenido. Conozca más.

Las direcciones IP son uno de esos conceptos que suenan a todo el mundo que navega por internet. ¿Pero qué son exactamente? Y lo más importante, ¿qué implicaciones tienen para nuestra conexión y nuestra privacidad?

En las siguientes líneas vamos a explicarte todo lo que debes saber sobre las direcciones IP, comprenderlas de manera sencilla, y las diferencia que hay entre IPs públicas y privadas o dinámicas y estáticas. Y sí, conocer cómo ese número largo que parece que ha escupido un robot es tan importante para que todo en internet funcione perfectamente y las implicaciones que tiene.

¡Allá vamos!

¿Qué es una dirección IP?

Empecemos con un ejemplo. Esto que ves aquí es una dirección IP:

192.168.0.254

¿Qué quieren decir estos números? Lo iremos viendo poco a poco. Pero primero empecemos por qué significa IP. IP son las siglas de Internet Protocol (Protocolo de Internet en español).

Y es que las IP son una parte fundamental de la arquitectura de internet. Sin ellas, simplemente, nos sería imposible visitar páginas webs o enviar archivos.

Un símil que puede ayudar a entender qué son las direcciones IP es hacer una semejanza con las direcciones postales. Cuando enviamos una carta, no sirve con poner solo la ciudad donde queremos enviarla. Debemos incluir también el código postal, la casa, el piso, la puerta y el nombre de la persona que vive allí y que debe recibirla. 

Con las IP pasa lo mismo. Cada uno de los bloques de números que hemos visto anteriormente indica a qué red y a qué dispositivo en concreto debe llegar un paquete de datos (un archivo, una foto, una página web) que se está enviando por internet.

¿Para qué sirven las direcciones IP y cómo funcionan?

En otras palabras, todos los dispositivos que están conectados a internet (desde móviles, ordenadores, tablets, pero también por ejemplo lavadoras inteligentes) cuentan con una dirección IP que sirve para que les llegue la información que necesitan en forma de paquetes de datos. Además de esto, los servidores, también cuentan con sus propias direcciones IP. 

Eso es básicamente para lo que sirve la dirección IP: Encontrar el destinatario (dispositivo o servidor) correcto.

El origen de las IP va de la mano del propio origen de internet. Cuando se comenzó a desarrollar internet en los años 70, se diseñó el protocolo TCP/IP que aún rige todo. Pero era bastante menos ‘bonito’.

Explicado de forma sencilla. Hace años no existían los dominios de internet, y por ejemplo cuando alguien quería conectarse a un servidor para conectarse a unos datos en vez de escribir como ahora ejemploweb.com, debía conectarse a http://192.168.0.256/.

¿Imaginas el lío que supondría hoy en día eso? Por suerte, con el tiempo se desarrolló el sistema de nombres de dominio, los conocidos DNS, que hace que acceder a direcciones web de dominio sea posible en lugar de escribir semejante retahíla de números.

Hoy en día, siguiendo con el símil de los apartados de correos, las direcciones IP dividen sus largos bloques de números en dos partes. Una primera se refiere al identificador de red, y la segunda en concreto al dispositivo. 

Clases de IP: Públicas vs. Privadas

Las direcciones IP tienen distintas formas y tamaños. Lo primero, hay que distinguir entre direcciones IP públicas y direcciones IP privadas, así como direcciones IP estáticas y direcciones IP dinámicas. Además, cada uno de ellos puede tener las dos versiones: iPv4 o IPv6. 

Esto puede parecer un poco de lío, pero como diría Jack el Destripador, vayamos por partes.

Diferencias IP Pública/IP Privada:

Qué es una IP Pública: Detrás del término general “dirección IP” encontramos a menudo una dirección IP pública. Es a lo que nos solemos referir, y es la IP que nos asigna nuestro proveedor de internet (ISP) cada vez que navegamos por internet. Esta es tu dirección en internet, fuera de tu red de área local (o LAN, su acrónimo en inglés). Como has podido adivinar, si nos fijáramos en su número, es realmente la dirección de toda tu red de casa, más que la de tu ordenador personal. Cada dispositivo que se conecta a internet a través de tu router tiene la misma dirección, conocida coloquialmente como tu IP. Tu proveedor de servicios de internet (ISP) asigna tu dirección IP pública y no se puede cambiar. 

Qué es una Dirección IP Privada: Por su parte, una dirección IP privada es una dirección en la red de área local (LAN), “detrás” del router. Dicho rápido, de forma interna para ‘aclararse dentro de casa’. Cada dispositivo de tu red doméstica tiene una IP (que es diferente de la IP pública) para comunicarse unos con otros y con el router. Puedes cambiar tu IP privada todas las veces que quieras, siempre que la que elijas no esté ocupada por otro dispositivo de tu red doméstica.

Diferencias IP Dinámica/IP Estática:

Qué es una IP Dinámica: Ahora vamos con otro rango de diferenciación. Las direcciones IP dinámicas son IP temporales que se asignan a los usuarios de una red por parte de su proveedor. Van cambiando, y esto tiene varios fines. Primero, los proveedores de servicios de internet usan las IP dinámicas para simplificar la gestión de las asignaciones IP y para minimizar recursos. Cuando te conectas a Internet, un servidor asigna una IP a tu router. Cuando te desconectas, puede darle la misma IP a otro usuario, de manera que disminuye el número de IP únicas necesarias para hacer posible las conexiones. Debes saber que, por lo tanto, la mayoría de las direcciones IP son dinámicas. 

Qué son las IP Estáticas: Por otra parte, como puedes imaginar, las IP estáticas son fijas y se usan a menudo en los negocios, que son quienes con mayor probabilidad necesitan funcionalidades que las IP dinámicas no pueden ofrecer. Por decirlo de una forma sencilla, una IP estática es la que permanece igual de conexión a conexión, necesarias por ejemplo para hosting.

Qué son las direcciones IPv4 e IPv6

Vamos con el último bloque de diferenciación que debes saber para conocer a fondo todo sobre IPs. Pero, explicado de forma fácil, digamos que hasta ahora todas las IP se habían basado en la versión IPv4, sin embargo, este protocolo se ha quedado corto, y ha sido necesario crear e impulsar el IPv6, que será el futuro.

Por poner un ejemplo, imagina que tú estás anotando cosas en una libreta y te propones: “Voy anotando todo aquí en papel, pero cuando se me gaste la libreta lo paso todo a un Excel, que me cabe mucho más”. Pues algo así ha pasado. U otro ejemplo, cuando comenzaron a matricularse los coches, solo se usaban 4 números y ninguna letra, y ahora se usan números, letras y códigos de países.

¿El motivo? Como con los coches, la gente tiene cada vez más dispositivos, y eso ha provocado que la nomenclatura IPv4 se haya quedado corta y se haya tenido que pasar al IPv6.

Para entenderlo de forma un poco más técnica, hay que saber diferenciar entre ambos. 

Las IPv4 tienen una apariencia similar a 192.168.0.254 o 4.294.967.296, mientras que las IPv6 se parecen a 2001:0db8:0000:0042:0000:8a2e:0370:7334 o fe80:0000:0000:0000:0202:b3ff:fe1e:8329. 

Obviamente, la IPv6 es mucho más larga e incluye letras y números, lo que da lugar a muchas más combinaciones. 

Cuando la IPv4 comenzó a usarse en 1983, nadie podía imaginarse la revolución y el éxito en el que se convertiría Internet. El IPv4 contaba aproximadamente con 4.000 millones de combinaciones, que aunque parezcan muchas, se han quedado cortas.

El nuevo protocolo IPv6 se ha diseñado para tener teóricamente (coge aire) 3 402 823 669 209 384 634 674 607 431 768 211 456 de direcciones únicas posibles: una locura. 

Aunque IPv6 resuelve completamente el problema de la IP única, hoy en día la mayoría del tráfico todavía se enruta usando una IPv4. Un problema es que las IPv4 e IPv6 no se pueden comunicar entre ellas, y es por tanto, más difícil hacer la transición entre una y otra. Así que seguramente vivamos con las IPv4 todavía por bastante más tiempo.

¿Cómo saber cuál es mi IP?

Si después de todo esto te ha picado la curiosidad por saber cuál es tu IP, te aseguramos que es bastante fácil saberlo. 

Averiguarlo dependerá de qué dirección IP estás buscando, si es la pública (la que usas al navegar) o la privada. Encontrar tu dirección IP pública es fácil, todo lo que tienes que hacer es usar una de las muchas herramientas que existen en línea. Aquí hay algunas que te pueden ayudar: 

Puedes hacer esto con cualquier dispositivo que tenga un navegador, incluidos tu teléfono, tableta, etc.

Si quieres encontrar tu dirección IP privada, tus acciones dependerán de tu plataforma y sistema operativo. Vamos con cada uno de ellos.

Cómo saber mi IP en Windows

Para conocer tu IP en un dispositivo con Windows, debes seguir estos pasos.

  1. Abre la búsqueda de Windows y escribe “cmd”. Abrirá una ventana terminal negra en la que puedes escribir comandos.
  2. Escribe “ipconfig” y luego pulsa “Intro”.
  3. Encuentra tu dirección IP. Como información adicional, tu “Puerta de enlace predeterminada” es la IP de tu router.

También puedes encontrar la dirección IP en el Panel de control:

  1. Busca el “Panel de control” y ábrelo.
  2. Haz clic en “Redes e Internet”.
  3. Haz clic en “Centro de redes y recursos compartidos”.
  4. Haz clic en tu Red privada -> “Propiedades”.
  5. Abre el menú de IPv4 o IPv6 para ver cuál es tu IP, a menos que la tengas configurada para obtenerla automáticamente.

Cómo saber mi IP en Mac/iOS

Ahora vayamos con usuarios de Apple y Mac. Para ello sigue estos pasos.

  1. Abre Finder o la lupita de arriba a la derecha y busca ‘Terminal’
  2. En el cuadro que se te abre, escribe “ifconfig |grep inet”.
  3. Verás tu IP al final (ignora la dirección 127.0.0.1).

De forma alternativa, puedes encontrar la IP en ‘Preferencias del sistema’:

  1. Entra en las preferencias de “Red”.
  2. Verás tu IP debajo del estatus del Wi-Fi.

Cómo saber mi IP en Linux

Si usas Linux seguramente te sobres por ti mismo para dar con tu dirección IP, pero por si acaso, te lo aclaramos con una instalación Ubuntu.

  1. Pulsa las teclas Control + Alt + T para abrir la terminal
  2. Introduce el comando ifconfig y pulsa ‘enter’
  3. Se nos mostrará, bajo el comando ‘inet’, nuestras IP, tanto IPv4 como IPv6

Las IP: un ‘chivato’ de muchos datos que puedes ocultar

Las IP hacen que internet funcionen de la forma en la que la conocemos, pero también tiene un problema, y es que puede ser un foco contra tu privacidad.

Siendo una especie de ‘dirección postal digital’, seguramente imaginarás que tu IP dice bastante sobre ti. 

Para empezar, puede decirle a alguien cuál es tu proveedor de servicios de internet y dónde te encuentras de forma bastante aproximada según la cercanía a un nodo de conexión, y tu ubicación por lo general delata tu identidad. 

Ni que hablar que esto te puede poner en riesgo por distintas razones: quizá eres una activista político en un régimen dictatorial o a lo mejor lo tuyo son las descargas de torrents con material protegido por los derechos de autor. 

Sea cual sea tu caso, dejar tu IP real a la vista de todos puede traerte problemas a la misma puerta de tu casa. Afortunadamente, hay formas de resolver este problema con herramientas que pueden cambiar u ocultar tu dirección IP y por lo tanto tu ubicación/identidad. 

Las mejores herramientas para esto son las Redes Privadas Virtuales (VPNs). Piensa en una VPN como una alternativa a tu proveedor de servicios de internet (ISP). Tu proveedor de servicios de internet funciona como un intermediario entre tu dispositivo PC o móvil e Internet. 

Una VPN evita toda la infraestructura de tu proveedor de servicios de internet y la sustituye por una propia, que además está encriptada. También cifra todos los datos en tu red y hace que sea imposible rastrear la fuente. 

Pongamos por ejemplo que vives en España. Bueno, si te conectas a un servidor VPN en los Estados Unidos, engañarás completamente a Internet porque parecerá que eres un usuario de los EE. UU.

Más allá de ocultar tu IP, las VPNs te permitirán acceder a recursos bloqueados geográficamente (como las bibliotecas internacionales de Netflix), e incluso acelerar tu velocidad de conexión (si tu proveedor de servicios de internet la está limitando). 

Si te interesa, aquí puede ver aquí algunos de los mejores servicios de VPN.

Mejores proveedores VPN
NordVPN
9.6 / 10
Garantía de reembolso de 30 días
Cifrado de grado militar
Excelente soporte
Surfshark VPN
9.4 / 10
Cifrado sólido
Excelente rendimiento
Conexiones simultáneas ilimitadas

Descargo de responsabilidad: Los enlaces de afiliados nos ayudan a producir buen contenido. Conozca más.

Todavía no hay comentarios Sin comentarios
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share
Share
Thanks for your opinion!
Your comment will be checked for spam and approved as soon as possible.