¿El Wi-Fi público es seguro? Es algo que todos nos hemos preguntado alguna vez cuando estamos fuera y nos morimos de ganas de conectarnos. Hoy en día, cada vez hay más puntos de acceso al Wi-Fi público: en espacios de reuniones, hoteles, cafeterías, bibliotecas… Incluso podemos encontrarlo en trenes y supermercados. ¿Pero cómo podemos estar seguros de que al conectarnos no nos estamos tendiendo una trampa que facilite un ataque para robarnos los datos personales? Hay que tomarse muy en serio el tema de la seguridad del Wi-Fi público, por eso lo vamos a explicar más detalladamente.

¿Por qué el Wi-Fi público puede ser peligroso?

Sí, suele ser gratis y usarlo resulta especialmente apetecible, pero ¿es seguro un Wi-Fi público? Las redes se han implementado extensamente en todos los lugares públicos y te permiten conectarte de forma gratuita. Los puntos de acceso están tan extendidos y anunciados, que resulta muy tentador conectarse sin pensarlo dos veces, dejando descuidados tus datos. Su parte buena es que no resulta demasiado peligroso en las actividades diarias de navegación, como leer las noticias o buscar información en línea.

Sin embargo, cualquier actividad que requiera que inicies sesión encenderá las alarmas de los problemas de seguridad de un Wi-Fi público. Si quieres usar tus cuentas de redes sociales, revisar tu correo electrónico, iniciar sesión en tu banco o realizar transacciones de cualquier índole, podrías ponerte en peligro.

¿Cuáles son las amenazas al usar un Wi-Fi público?

El hecho es que la seguridad de un Wi-Fi público no tiene nada que ver con la seguridad de la que puedes gozar en una oficina o incluso en tu casa con una conexión privada. Desde luego, no llega ni por asomo al nivel de seguridad y tranquilidad que experimentarás cuando añadas una capa extra de seguridad con una VPN. Sí, suele ser gratis, pero cuando eliges usar estas redes sin comprender los riesgos, puedes abrir la puerta a que tus datos sufran ataques por parte de ciberdelincuentes.

Si consideramos la seguridad de un Wi-Fi público, tanto iOS como Android ofrecen cierto grado de protección, pero los ciberdelincuentes son astutos y están motivados. Deberías considerar la seguridad de un Wi-Fi público con Android e iOS como tu primera capa de protección, que se refuerza aún más al añadirle un servicio seguro, cifrado y que proporcione anonimato, como una Red Privada Virtual (o VPN, como es conocida por sus siglas en inglés). Echémosle un vistazo a las amenazas más comunes que se pueden encontrar al usar un Wi-Fi público.

5 amenazas de seguridad de un Wi-Fi público que deberías conocer

Ataques de intermediarios

Estos ataques (también denominados Man in the Middle, o MitM por sus siglas en inglés), constituyen una de las amenazas de seguridad más habituales en los Wi-Fi públicos y puedes imaginarlos como un espionaje digital. Cuando tu dispositivo se conecta a Internet, los datos se transfieren al sitio web de tu elección. Esta transferencia representa una vulnerabilidad de la seguridad, que un ciberdelincuente puede aprovechar para acceder a las transmisiones de tus datos y «leer» el contenido usando un software espía. De pronto, tus actividades en línea ya no son privadas y podrías estar en grave riesgo de sufrir un robo de datos e identidad.

Distribución de malware

Los atacantes también pueden añadir programas de malware a tu dispositivo sin que seas consciente de que está ocurriendo. Esto se produce por culpa de las debilidades o agujeros que tienen los programas de software o los sistemas operativos. Sí, quiere decir que los sistemas de seguridad integrados y predeterminados para Wi-Fi en los sistemas Android e iOS no son siempre suficientes por sí mismos para mantenerte a salvo. Los piratas informáticos realizan programas que atacan vulnerabilidades conocidas y luego envían el malware para causar problemas en tu dispositivo.

Redes sin cifrar

El cifrado codifica los mensajes que se transfieren entre tu dispositivo y tu router, de tal forma que un pirata informático no pueda leer el contenido sin la clave necesaria. Los routers suelen venir de fábrica sin ningún tipo de cifrado y los propietarios de los negocios que los instalan tampoco suelen darse cuenta de que la característica de cifrado debe habilitarse manualmente cuando se configura la red por primera vez. Si la red de Wi-Fi público ha sido instalada por un profesional de las tecnologías de la información, hay más posibilidades de que el cifrado se haya configurado correctamente. Pero recuerda: no existe una forma infalible de saberlo, así que te expondrás a un peligro si llevas a cabo actividades privadas en línea usando un Wi-Fi público si simplemente lo dejas todo en manos de la suerte.

Puntos de acceso malintencionados

A veces puedes pensar que te conectas a un Wi-Fi público legítimo porque tiene un nombre que suena «correcto» y respetable. Por ejemplo, podría parecerse al nombre del hotel en el que te alojas o al del restaurante donde comes. Pero los piratas informáticos configuran a menudo puntos de acceso de Wi-Fi público fraudulentos que sugieren nombres que «podrían» ser correctos, aunque no lo son. De repente, te conectarás a un punto de acceso falso y tus datos se pondrán en riesgo frente a los ciberdelincuentes.

«Sniffing & snooping» -o espionaje- en Wi-Fi

Tal y como parece, este tipo de violación de seguridad en un Wi-Fi público es donde los ciberdelincuentes invierten en dispositivos y kits de software que les permiten espiar y entrometerse en las señales de Wi-Fi públicos. Al hacerlo, la gente con el propósito malintencionado de atacar puede acceder a todo lo que hagas en línea. Esto incluye ver las páginas web que hayas visitado, los formularios que hayas rellenado, los sitios en los que hayas iniciado sesión (esto incluye los detalles de tu inicio de sesión) y tus cuentas de redes sociales. Entonces pueden robarte las cuentas. Pensarlo da miedo, pero es totalmente real para las personas que se convierten en víctimas de estos ataques.

¿Cómo puedes preservar tu seguridad al usar un Wi-Fi público?

Usa una VPN

Al usar una VPN, la navegación por un Wi-Fi público puede convertirse en una experiencia segura. La Red Privada Virtual, o VPN, es una red segura que hace varias cosas.

  1. Oculta tu identidad en línea.
  2. Te permite hacer cosas en línea sin que nadie te detecte.
  3. Encamina tus datos a través de otro servidor para preservar tu anonimato.
  4. Cifra tus datos para que no pueda leerlos un pirata informático.

Si eliges usar una VPN, podrás usar los servicios de Wi-Fi públicos de forma segura. Se oferta todo un abanico de servicios de VPN, que hemos analizado en detalle en nuestra sección de reseñas.

Otras medidas a tener en cuenta para usar redes de Wi-Fi público de forma segura

Asegúrate de:

  1. Desactivar cualquier tipo de compartición de archivos.
  2. Visitar únicamente sitios web que usen el protocolo HTTPS.
  3. Cerrar la sesión de tus cuentas después de usarlas.
  4. Que tus Ajustes de Wi-Fi siempre «olvide» las redes y no permita la conexión automática.
  5. Usar tu VPN para garantizar que todas las conexiones a un Wi-Fi público estén cifradas y sean anónimas, de manera que tus conexiones permanezcan «tunelizadas» tras una capa segura y sigan siendo privadas.

Además, nunca:

  1. Inicies sesión en cuentas a través de aplicaciones que tengan datos privados. Ve directamente al sitio web para asegurarte de que la capa de seguridad HTTPS está funcionando.
  2. Dejes tu Bluetooth o Wi-Fi encendido cuando hayas terminado.
  3. Uses un Wi-Fi público para acceder a cuentas privadas o sitios web que contengan datos privados sobre ti.
  4. Inicies sesión en cualquier tipo de red o cuenta que no tenga protección con contraseña (y en caso de instituciones financieras, un proceso de autenticación en dos pasos).

En conclusión

Los problemas de seguridad en Wi-Fi públicos suponen que el atractivo de disfrutar de una conexión gratuita e inmediata en cualquier sitio debe analizarse minuciosamente. Sigue los consejos mencionados arriba para mantenerte a salvo cuando inicies sesión en cualquier lugar, y ve un paso por delante de los ciberdelincuentes.