Los ataques informáticos son cada día más frecuentes y sofisticados. Hay varias razones que explican esta tendencia. Por un lado, los sistemas de software son cada año más complejos, lo que significa que los programas son más potentes y nos ayudan a hacer más cosas, pero esta complejidad también hace que sean más numerosos los resquicios por los que pueden colarse los piratas informáticos. Por otro lado, el proceso de transformación digital que están llevando a cabo empresas de todos los sectores y tamaños hace del entorno digital un lugar jugoso para los delincuentes, que buscan y roban datos en las infraestructuras TIC de organizaciones -y también de particulares- para enriquecerse de forma ilícita.

Para mantenerse a salvo de los ataques informáticos, se deben seguir algunas pautas básicas. Es mejor prevenir que curar, pero cuando hablamos de la seguridad informática de una pyme u organización, prevenir es obligatorio para no poner en riesgo tu negocio o actividad.

Para empezar, conviene desconfiar de los enlaces sospechosos -y evitar hacer clic sobre ellos-, mantener actualizados todos los sistemas operativos, realizar copias de seguridad de manera frecuente -en el caso de una empresa, de forma permanente si es posible- y cifrar todas las conexiones que se realizan a Internet.

La mejor manera de cumplir con esta última pauta es instalar una VPN en todos los equipos -tanto teléfonos móviles como ordenadores- de tu hogar o empresa. De esta manera, todas las conexiones a Internet estarán protegidas.

Tipos de ataque cibernético que existen y cómo prevenirlos

La cantidad de amenazas diferentes que acechan a nuestros dispositivos son incuantificables. Cada día se dan a conocer en las noticias sobre seguridad informática nuevas vulnerabilidades o riesgos para usuarios particulares y empresas. Sin ir más lejos, en las últimas semanas, Microsoft ha anunciado que ya no va a seguir dando soporte a Windows 7, lo que se traduce en que sus usuarios no pueden instalar nuevos paquetes de seguridad y han quedado expuestos a las amenazas de la red.

Te contamos cuáles son los principales tipos de ciberataques, por ser los más comunes o los más destructivos y, por tanto, más temidos. Es muy importante entender en qué consisten estos ataques para poder anticipar y corregir posibles vulnerabilidades antes de que lleguen los delincuentes a tus sistemas.

Esos son los principales tipos de ciberataques:

  • Ransomware. Se trata de un software malicioso que restringe el acceso a una parte de tu equipo informático para, después, pedirte un rescate por devolverte el acceso. De no acceder a ello, los ciberdelincuentes empiezan a publicar información comprometida como medida de presión. Este software suele llegar hasta los ordenadores a través de herramientas, imágenes o programas que descargas de Internet de forma gratuita. Utilizar una VPN te permite cambiar tu dirección IP real por una IP virtual que despista a los delincuentes y evita que rastreen tus conexiones.
  • Phishing. Tiene por objetivo acceder a tus datos personales y a tus contraseñas para suplantar tu identidad. Para evitarlo, hay que tener mucho cuidado con los correos electrónicos y las páginas web que presentan un aspecto poco fiable. Nunca debes hacer clic en un enlace en el que no confías.
  • Secuestro de cookies. Un riesgo que tienen las cookies es que recopilan una gran cantidad de información que revela tu identidad como usuario. Si alguien accede a tu navegador, podría suplantar tu identidad y acceder a tu correo electrónico, tus perfiles en redes sociales e incluso tu banca online, igual que en los ataques “phishing”. Por eso es recomendable navegar con una VPN activada, ya que encripta toda tu conexión y evita que los espías puedan acceder a tus equipos.
  • Puntos wifi falsos. Otra vía por la que los delincuentes informáticos pueden acceder a tus dispositivos es a través de hotspots o puntos wifi que toman el nombre de una red wifi que normalmente utilizas, pero que en realidad esconde un sistema de robo de datos o de acceso ilícito a tu ordenador. Es un tipo de ataque muy difícil de detectar, pero, sin embargo, es muy fácil de evitar con una VPN, al mantener el tráfico encriptado en todo momento.
  • Ataques DDoS. Se trata de un ataque de denegación de servicio distribuido. Consiste en realizar tantas llamadas al servidor -multitud de usuarios solicitan a la vez acceso a una página o a varias del mismo sitio web- que finalmente éste colapsa y queda desactivado. Es un tipo de ataque que pueden sufrir sobre todo las páginas de empresa y cuyo riesgo también se puede minimizar mediante el uso de una VPN. La VPN asigna a tu sitio web una IP virtual distinta a la IP real, lo que despista a los atacantes.
  • Keylogger. Es un tipo de software malicioso que se caracteriza por registrar las pulsaciones que realizas sobre el teclado, lo que es utilizado por los ciberdelincuentes como fuente por la que conocer tus contraseñas de acceso a distintos servicios. Mediante el uso de una VPN, este tipo de atentado a la privacidad desaparece, al mantener toda la conexión a Internet encriptada.
  • Destrucción de datos. Los clásicos virus o programas “malware” siguen estando al acecho de los usuarios para entrar en sus equipos y crear todo tipo de destrozos en los archivos. Es posible que no exista una persona concreta detrás de este ataque, pero sin duda puede ser muy nocivo para cualquiera. En lo que a empresas se refiere, las que están más expuestas son las pymes. En ocasiones no tienen los recursos para cumplir con todas las pautas de prevención ni para asumir el coste de la recuperación de datos.

Utiliza una VPN como medida básica para protegerte en Internet

Persona escribiendo en el ordenador

Porque, ¿cómo protegerse en internet? Es algo que todos nos preguntamos.

Si tienes una pyme y tus empleados trabajan en remoto o suelen viajar como parte de su actividad laboral, en tu caso contratar una VPN no es algo opcional sino esencial. Como has podido comprobar, las ciberamenazas son múltiples y van el aumento. Con una VPN, puedes crear una red local entre todos los equipos de la empresa sin importar la ubicación en la que se encuentren tus empleados.

Instalar una VPN te interesa especialmente para proteger las transferencias realizadas entre los equipos y el servidor de la empresa.

Todo esto lo puedes hacer de manera sencilla y económica con una VPN. Hay que tener en cuenta que los delincuentes van a elegir preferentemente a una pequeña o mediana empresa como objetivo de sus fechorías, ya que este tipo de empresas manejan datos lo suficientemente confidenciales y sensibles al tiempo que no tienen los recursos para invertir grandes sumas de dinero en ciberseguridad.

Incluso si eres un usuario corriente y solamente te conectas a Internet a través del router de tu casa y de la conexión de datos que te brinda tu operador telefónico, también debes ser precavido con cualquiera de las ciberamenazas que te hemos explicado. Además, has de saber que existe una nueva generación de “malware” que se cuela en los teléfonos móviles a través de los permisos que los usuarios dan a aplicaciones descargadas de Internet, incluso desde los mercados oficiales.

Por otro lado, los expertos en ciberseguridad auguran un nuevo foco de vulnerabilidad con la implantación del 5G, un sistema de datos más complejo y por eso también con más resquicios por los que los ciberdelincuentes pueden hallar accesos.

¿Qué medidas tomar ante un ataque informático?

Si crees que puedes estar siendo víctima de un ciberataque, lo primero que debes hacer es no perder la calma y llevar a cabo un protocolo de detección. Fíjate en el tipo de síntomas que tiene tu equipo y trata de averiguar el tipo de ataque o las causas del mismo.

Dependiendo del tipo de ciberataque que sea, podrás intuir si se trata de un ataque dirigido contra ti o tu empresa por algún motivo -por ejemplo, en el caso de un DDoS o un “ransomware”- o si, en cambio, estás siendo víctima de algún “malware” que ha entrado a tu sistema o de un “phishing en el que alguien de tu red ha caído de manera fortuita por hacer clic en el enlace equivocado.

Dependiendo del tipo de ataque, puedes intentar salvar los datos y formatear los equipos para limpiarlos de cualquier tipo de amenaza. En cualquier caso, lo más recomendable es que te pongas en contacto con un servicio técnico de ciberseguridad para garantizar una limpieza completa. No olvides denunciar los hechos ante las autoridades competentes.

Conjunto de soluciones de ciberseguridad

La mejor manera de evitar llegar a esta situación es aplicar el protocolo de prevención. Además de utilizar antivirus, escoger contraseñas fuertes para tus cuentas, realizar copias de seguridad y evitar dar tus datos personales ante peticiones poco fiables, recuerda utilizar una VPN ya que no solo encripta todas tus conexiones, sino que te protege en la mayoría de situaciones que pueden darse en un ciberataque.